La Plataforma del Algodón agotará todas las vías contra la reforma

  • Saldaña desautoriza a Asaja y UPA y sostiene la esperanza en la negociación

"Hay quien quiere un club de prejubilados para cobrar y utilizar el dinero para otra actividad". El secretario general de COAG, Miguel López, disipó ayer cualquier atisbo de acercamiento entre las posturas de la Plataforma en Defensa del Algodón y las organizaciones agrarias Asaja y UPA. El único punto de encuentro entre ambos bandos es que la reforma actual aboca al cultivo a su desaparición. Mientras que Asaja y UPA defienden el pago de toda la ayuda sin tener que cultivar mata alguna de algodón, la Plataforma aboga en palabras de López por una ampliación de las ayudas vinculadas a la producción para fomentar la siembra del cultivo e invitó a marcharse a "quien quiera cobrar y largarse".

El movimiento celebró ayer un acto en un hotel sevillano al que asistió medio millar de personas con el fin de evidenciar los apoyos recabados por parte de los 140 municipios afectados, además de los cuatro partidos andaluces con representación parlamentaria.

El máximo dirigente de COAG, la única organización agraria implicada en este movimiento que aglutina también a sindicatos y patronales de la industria desmotadora, aseguró que "no existen alternativas para el algodón en muchas zonas que son demasiado salinas". López agregó que la reconversión "es una incoherencia porque distorsionará a más sectores" y anunció a la UE que "tendrá que ganar en los tribunales" si quiere llevar a cabo la reforma propuesta. El mayor espaldarazo a la Plataforma procedió del consejero de Agricultura, Isaías Pérez Saldaña, que con su presencia y sus palabras desautorizó a Asaja y UPA. "Sus estimaciones no coinciden con la voluntad del Gobierno porque se dejaría de cultivar algodón y la Comisión Europea no lo aceptaría", indicó Saldaña, que quiso mantener un resquicio a la esperanza augurando un "acuerdo interesante" para el sector.

El consejero explicó que se ha entablado una negociación interna en el seno de la UE con una triple premisa. En primer lugar, la Junta exige el mantenimiento de la ficha financiera, con el fin de que no se pierda el dinero presupuestado aunque no se plante todo el cultivo previsto.

El segundo punto radica en elevar el porcentaje de ayuda vinculada a la producción, que es la reivindicación clave de la Plataforma y por último, que se establezca un fondo para la industria desmotadora. En su contra juega que España es el único país que le defiende . Y hay otros 26 en la UE.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios