El Popular gana un 23% más gracias al negocio tradicional

  • La entidad cierra 2007 con un beneficio de 1.260 millones y prevé un crecimiento de entre el 13% y el 15% para este año

Banco Popular cerró 2007 con un beneficio neto atribuido de 1.260,1 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 22,8 por ciento respecto al ejercicio anterior. Así lo anunció ayer el presidente de la entidad, Ángel Ron, quien señaló que la consecución de ese avance -superior a lo previsto por los analistas- en una coyuntura económica y financiera tan "adversa" como la del año pasado permite al grupo ser "optimista" y afrontar con "ánimo" el futuro. Entre los artífices de la positiva evolución de las ganancias estuvo el negocio tradicional, con repuntes del 13,9 por ciento para la cartera de créditos y del 17,4 para los recursos de clientes, que tuvieron como principal soporte los depósitos a plazo -aumentaron un 35,1 por ciento.

En relación con la actividad crediticia, el Popular mantuvo la "paulatina desaceleración" de los préstamos al sector inmobiliario iniciada en 2006, mientras que las hipotecas repuntaron un 11,4 por ciento y el resto de los créditos, un 23,5. En cuanto a la incidencia de la morosidad, el ratio que la mide empeoró 11 décimas y se situó en un 0,83 por ciento, con una cobertura sobre insolvencias del 218,4 por ciento y un saldo de créditos dudosos de 834 millones de euros, 199 millones más que un año antes.

El buen ritmo del negocio tradicional posibilitó que el margen de intermediación -recoge el comportamiento de la actividad típica bancaria- se elevara un 13,1 por ciento, hasta los 2.338,98 millones de euros. Algo más moderada resultó la subida del margen ordinario, que repuntó un 9,6 por ciento y se colocó en 3.404 millones. El ascenso pudo haber sido mayor, pero lo impidió el estancamiento de los ingresos por comisiones, que "se vieron afectados por la debilidad de los fondos de inversión" y por el hecho de que el banco restringiera la venta de determinados productos financieros, ante la compleja situación que atraviesan los mercados.

El margen de explotación, por su parte, se elevó un 11,4 por ciento y sobrepasó los 2.245 millones, pese al incremento de los gastos del grupo en un 7,5 por ciento como consecuencia de la nueva política retributiva, el incremento de la plantilla en un 7 por ciento y la apertura de 88 sucursales. Este alza de los gastos no pasó factura al ratio de eficiencia -mide lo que gasta una entidad por cada 100 euros que ingresa, por lo que cuanto más bajo sea, mejor-, que descendió más de medio punto, al alcanzar una tasa del 30,69 por ciento.

De cara a 2008, Ángel Ron anunció que el tercer grupo bancario de España pretende elevar su beneficio entre un 13 y un 15 por ciento, si bien incidió en que esa cifra dependerá, entre otros factores, de la evolución de la morosidad. Precisamente, Ron señaló que la morosidad crecerá este año en nuestro país de forma "razonable", debido a la desaceleración económica. Esta circunstancia no será óbice para que el Popular continúe concediendo préstamos a promotores y a particulares -estima un repunte del negocio hipotecario del 10 por ciento para 2008-, aunque lo hará de una forma "más selectiva".

El presidente de la entidad, que destacó que "la solidez y la eficiencia de la gestión" han permitido duplicar el beneficio desde 2002, subrayó que el grupo lleva preparándose durante años para afrontar un entorno como el actual. En este sentido, resaltó la liquidez de la que dispone, gracias a iniciativas como una emisión de títulos por valor de 11.400 millones de euros, que el banco irá aumentando a lo largo de 2008.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios