Renault vaticina que la crisis provocará la desaparición de alguna marca de automóviles

  • El director comercial de la marca dice que los fabricantes están al límite del esfuerzo promocional y pide ayudas al Gobierno

La crisis que está afectando a la industria del automóvil y la caída de las ventas provocarán la desaparición de alguna de las grandes marcas de vehículos que operan en la actualidad, según aseguró el director general de Renault España Comercial (Recsa), Armando García Otero, en una reunión con periodistas españoles con motivo del Salón Internacional del Automóvil de Ginebra.

"Se van a quedar muchas marcas y productos por el camino", apuntó García Otero, al tiempo que resaltó que en los periodos de crisis se producen grandes cambios estructurales y se depuran las empresas y los negocios en mayor o menor medida, en función de la duración de dicho periodo de incertidumbre económica.

El director general explicó que después de la actual crisis internacional se producirá la verdadera revolución del automóvil, que estará relacionada con la ecología y los nuevos tipos de vehículos, impulsados con energías alternativas al petróleo. "No podemos depender de una energía que no tenemos", añadió.

En este sentido, explicó que la alianza Renault-Nissan está trabajando en el desarrollo de vehículos impulsados por otro tipo de energías que no sean petróleo, como la pila de combustible (que no será viable a corto plazo) y en especial en lo que se refiere al coche eléctrico, que pretende lanzar comercialmente en algunos países en 2011.

García Otero cree que la transformación del parque de automóviles a coches eléctricos tardará al menos entre diez y quince años y permitirá lograr una movilidad con cero emisiones de CO2, sin consumo de combustible y sin ruido. El directivo de Renault España destacó la importancia que tiene el coche eléctrico para Renault, hasta el punto de que han sido las únicas inversiones que no ha revisado la compañía por la crisis.

Esfuerzo promocional

Por otro lado, el director general comercial de Renault España resaltó la necesidad de que el Gobierno ponga en marcha medidas directas que incentiven la compra de coches, puesto que las marcas de automóviles "están al límite del esfuerzo promocional" que pueden llevar a cabo.

"El Gobierno debe llevar a cabo una acción que afronte el problema de verdad, porque nosotros hemos puesto todas las ayudas posibles para incentivar las ventas, pero todo tiene un límite", añadió.

Al mismo tiempo, García Otero calificó de "fracaso" la primera versión del Plan VIVE lanzado por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio. No obstante, reconoció que la edición revisada de este programa está funcionando mejor, aunque explicó que no es suficiente. En este sentido, recordó que las ayudas introducidas por Alemania aumentarán las ventas de coches en ese país en 300.000 unidades este año.

900.000 turismos en 2009

Por otra parte, indicó que las previsiones de su compañía apuntan a que el mercado automovilístico español cerrará 2009 con un volumen de 900.000 turismos y registrará una tendencia a la inversa a la de 2008, cuando las matriculaciones fueron positivas en los primeros meses del año y fueron decreciendo a medida que avanzaban los meses.

"En este contexto de mercado no es importante el volumen, sino que hay que fijarse en la cuota. Tenemos gama para mejorar nuestros resultados comerciales", explicó, al tiempo que resaltó que la estrategia del grupo Renault en España se centra en contar con una amplia gama de productos de calidad, así como en tener una red comercial y un 'stock' saneado. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios