La agricultura ecológica no entiende de crisis

  • El incremento de 200.000 hectáreas de cultivo en Andalucía en 2008 contribuye a que España supere a Italia en producción

Comentarios 1

La agricultura ecológica en Andalucía no está en crisis. Es cierto que, de una u otra forma, se está resintiendo de la recesión general de los mercados en todo el mundo. Pero ello no impide que haya crecido en 2008, y además de forma significativa. La buena salud del sector es lo que se puso de manifiesto el fin de semana pasado en la XX edición de Biofach, la feria de agricultura ecológica más importante del mundo, que por cuarto año consecutivo se celebró en la ciudad alemana de Nuremberg.

Francisco Casero, presidente del Comité Andaluz de Agricultura Ecológica, adelantó que Andalucía ha alcanzado las 784.000 hectáreas certificadas a día de hoy, lo que significa casi 200.000 más que a finales de 2007. En superficie, la región encabeza indiscutiblemente el ranking español. "Podemos adelantar en primicia que, gracias al impulso andaluz, España ya ha superado a Italia en número de hectáreas; tiene 1.250.000, 1.150.000 más que el país transalpino", afirma Francisco Casero. José Román, director de Producción Ecológica de la Consejería de Agricultura, se muestra más prudente y afirma que hasta que no se publiquen los datos del Ministerio del Medio Rural no se puede afirmar nada de forma rotunda.

Lo que sí es cierto es que las posibilidades de crecimiento de este modelo de agricultura son tantas que, ante la crisis, muchos productores convencionales están creando o ampliando su rama ecológica. Así, en Andalucía, el número de operadores se situó en 8.125. De éstos, 454, 49 más que en 2007, realizan actividades industriales. Éste es, sin duda, uno de los hándicaps de la agricultura ecológica andaluza. En hectáreas, la comunidad es la primera, pero en la transformación de los productos gana Cataluña. El sector, en Andalucía, está muy atomizado y son muchas las pequeñas empresas, la mayoría familiares, las que se dedican a lo ecológico. Fortalecer la capacidad de estos negocios para agruparse o fusionarse será un objetivo prioritario del Ecoplan, un plan integral de agricultura ecológica que la Junta tendrá listo probablemente tras el verano.

Hay varias asignaturas pendientes más. Por ejemplo, incentivar el escasísimo consumo de productos ecológicos en Andalucía. De toda la producción interna, el 80% se exporta. En Suiza, el gasto medio anual por persona en productos ecológicos es de 115 euros; en Alemania, donde el consumo representa una facturación anual de 5.300 millones, son 50 y en Dinamarca, 55. En Andalucía son sólo seis. "La sensación general aquí es que son mucho más caros, pero los últimos estudios demuestran que no es así; depende de dónde compres y cómo", afirma José Román. En esencia, la carestía no se debe tanto a los gastos de producción como a la distribución. Lógico: cuánto más difícil es encontrar un producto en un establecimiento más caro resulta. "El reto es ganar la batalla de la logística y la comercialización", dice José Román. ¿Cómo? Creando empresas que garanticen el abastecimiento en los puntos de venta. También está la otra pata: la de fomentar el consumo. Esto se hace ya, con el suministro directo a 112 centros educativos y dos hospitales, en el que participan 97 empresas.

Otra tarea de futuro es la de la investigación. Todavía no se ha hecho en Andalucía ningún estudio sobre los efectos beneficiosos para el entorno de la agricultura ecológica. Es decir, se trata de ver cómo reduce el sector el efecto del cambio climático. El Instituto de Investigación y Formación Agraria (Ifapa), en colaboración con el CSIC y varias universidades, ya se ha puesto a trabajar en ello.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios