"Ninguna inversión de la competencia nos amenaza"

  • El directivo cree que el petróleo bajará este año hasta una horquilla de entre 70 y 80 dólares · Asegura que el biocarburante "nunca" sustituirá a gasolina y diésel

Comentarios 3

La voz más autorizada de España para hablar de una de las variables económicas que más preocupan y seguirán inquietando a ciudadanos, expertos y políticos: el precio del petróleo. Antonio Brufau, presidente ejecutivo de Repsol YPF, asegura en una entrevista exclusiva concedida a los diarios del Grupo Joly: "No veo razones para que el precio en 2008 no esté en una media de entre 70 y 80 dólares". Actualmente, el barril (159 litros) cotiza en torno a los 90 dólares, pero ha llegado a picos históricos de cien en los primeros días del año.

El directivo catalán, que controla las riendas de la primera petrolera española y una de las diez primeras del mundo, señala irónicamente que estas predicciones "son como mirar la bola de cristal, porque si realmente lo supiéramos haríamos maravillas". "Lo cierto es que hay muchas razones de tipo político, de tipo financiero -ya que hay mucha gente que no es del sector y está invirtiendo en commodities- y el propio crecimiento mundial, que también puede tener un cierto impacto" sobre el precio. Las commodities son materias primas de cualquier tipo vendidas a granel, como el trigo o el gas natural.

¿Y qué consecuencias tiene o puede tener el coste del crudo en nuestro país? Brufau, como explicó el jueves en su conferencia en la Fundación Antares de Sevilla minutos antes de mantener esta entrevista, afirma: "En España creo que el precio del petróleo es bastante inelástico respecto a la economía. De hecho, en los últimos años España ha tenido un consumo de petróleo muy alto y una gran factura del petróleo y del gas, ya que no tenemos reservas, pero pese a ello hemos crecido mucho más que la media europea". "Yo diría que nuestra economía, a pesar de que es intensiva en consumo energético, es también muy competitiva energéticamente".

Sí reconoce que el petróleo pesa más en el cálculo de la inflación en España que en otros países europeos (el 5,5 por ciento del IPC frente a una media del 4 en el resto del continente), pero concluye: "No creo que cualquier escenario de precios pueda ser un problema para la economía española".

Antonio Brufau también explica la posición de la compañía en Andalucía, zona en la que Cepsa tiene una fuerte presencia con dos refinerías en Algeciras y Huelva. Esta última está duplicando su capacidad (para procesar 10 millones de barriles al año) con una inversión de mil millones. "Andalucía es para nosotros un gran cliente. Aquí tenemos 500 de nuestras 4.000 gasolineras en España. Cepsa está ampliando su refinería y nos sentimos muy felices porque aquí no competimos entre nosotros sino con el mercado. No veo ninguna inversión de un competidor nuestro como una amenaza. Ni mucho menos". La propia Repsol va a duplicar su refinería de Cartagena por 3.200 millones.

También en Extremadura existe otro proyecto para construir una refinería. "Si hoy tuviéramos que hacer una refinería nueva, posiblemente la haríamos en la costa, pero los promotores de este proyecto son gente experimentada y si ellos creen que puede ser viable, pues todos mis respetos".

Respecto a los biocombustibles, la cara: "Son necesarios y buenos para el medio ambiente y para desarrollar ciertas zonas rurales". Y la cruz: "Creo que no son una alternativa pero sí un complemento. Nunca serán sustitutivos de un hidrocarburo fósil, serán buenos pero dentro del orden que supone ese porcentaje". Brufau se refiere así al objetivo de la UE de que el 5,75 por ciento de los carburantes que se consuman en Europa en 2010 sean bioetanol o biodiésel.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios