En 2008 habrá más morosos

  • El Banco de España dice que la morosidad aumentará "probablemente" en 2008, tanto por el crecimiento de los activos dudosos como por la desaceleración del crédito, e indica que, a pesar del "ligero repunte de 2007", la morosidad se sitúa todavía en "niveles reducidos"

El organismo que dirige Miguel Ángel Fernández Ordóñez indicó en su 'Informe de Estabilidad financiera' que los activos dudosos crecieron a lo largo de 2007 debido, en parte al aumento de los tipos de interés y en parte como una consecuencia natural del fuerte crecimiento del crédito en ejercicios anteriores.

Asimismo, la institución señaló que el crédito concedido por las entidades españolas "experimentó un notable crecimiento en 2007, aunque con una tendencia de desaceleración" relacionada, en gran parte, "con el proceso de ajuste que registra el sector inmobiliario".

Sin embargo, el Banco de España aseguró que la financiación concedida a empresas distintas de construcción y promoción inmobiliaria "siguió creciendo a buen ritmo".

En este marco, el supervisor añadió que, aunque los dudosos del segmento de promoción inmobiliaria también han crecido ligeramente, "continúan en niveles reducidos".

"Algunos factores hacen relevante analizar con detalle este sector", indica el organismo. Entre ellos, cita el "fuerte crecimiento del crédito a estas empresas en años precedentes y la propia evolución del sector inmobiliario en España, inmerso en un proceso de ajuste".

En este sentido, el Banco de España indica que, para evaluar el impacto de un deterioro más pronunciado del esperado en la calidad crediticia del sector, "se han realizado diversas pruebas de resistencia con hipótesis muy severas", cuya conclusión es que "las entidades de depósito españolas, gracias a su nivel de provisiones, estarían en disposición de afrontar potenciales incrementos de la morosidad del crédito a promotores".

El antiguo banco emisor subrayó que la "profundización" de turbulencias financieras iniciadas el pasado verano, así como las menores perspectivas de crecimiento a nivel global, "plantean un escenario más complejo para las entidades financieras", tanto españolas como extranjeras.

Pese a ello, el organismo destacó que la situación de las entidades financieras españolas a diciembre de 2007 "permite afirmar que afrontan este periodo de mayor incertidumbre desde una sólida posición de partida".

A su juicio, esto es posible gracias a que "las entidades españolas han evitado los productos complejos cuya valoración se ha revelado muy problemática", no han tenido posiciones fuera de los balances bancarios a través de vehículos como 'conduits' y 'SIV', mantienen riesgos "muy limitados" en las operaciones de adquisición apalancada de empresas (LBO) y no tienen exposición con las aseguradoras de bonos, conocidas como 'monolines'.

El organismo reconoce que las entidades españolas estarán afectadas por las condiciones generales de los mercados internacionales, que registran una "notable contracción de la liquidez". 

No obstante, destacó que los niveles de liquidez han resultado hasta ahora "suficientes" para las entidades españolas gracias a su "adecuada estructura de financiación" que han mantenido en los últimos años, con un peso "significativo" de la financiación a plazos muy largos.

 "Las entidades españolas se sitúan en una buena posición de partida al analizar su rentabilidad y su solvencia", afirmó el organismo, y aludió a los resultados del ejercicio 2007, que a diferencia de lo observado en otros bancos internacionales, "no se han visto afectados por la crisis del 'subprime'".

En este sentido, el Banco de España estima que el crecimiento del resultado se ha sustentado en "la buena evolución de los principales márgenes operativos, así como en una mejora de la eficiencia". Además, los niveles de solvencia "se mantienen ampliamente por encima de los mínimos regulatorios, al tiempo que el capital y las reservas sobre el activo se sitúan en las entidades españolas por encima de la mayoría de las grandes entidades de otros países de nuestro entorno".

Por otro lado, el organismo destacó que los "ejercicios de estrés" practicados, utilizando escenarios macroeconómicos adversos, confirman "la capacidad de resistencia del sistema financiero español a cambios en el entorno".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios