La patronal alimentaria se niega a ser el "chivo expiatorio" de la subida de precios

  • La polémica sobre el expediente abierto por Competencia sube de tono tras insinuar la FIAB que el Gobierno mueve los hilos del organismo · Consumidores y organizaciones agrarias respaldan la iniciativa

Comentarios 2

La Comisión Nacional de la Competencia abrió el miércoles la caja de los truenos y ayer, lejos de aplacarse, la tormenta desatada por el expediente abierto a la práctica totalidad de la patronal alimentaria por el supuesto pacto de precios incluso subió de tono. Las críticas se sucedieron durante toda la jornada, pero la más beligerante llegó desde la Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB), que no dudó en acusar a la CNC de olvidar la neutralidad en su obsesión por encontrar "un chivo expiatorio" con el que justificar la escalada de los productos de primera necesidad durante los últimos meses.

"No sé si ha actuado con la debida independencia o si está manipulada por el poder", señaló ayer el secretario general de la FIAB, Jorge Jordana, quien llegó a comparar la situación con la crisis desatada durante la última legislatura en la CNMV cuando su entonces presidente, Manuel Conte, manifestó en el Congreso de los Diputados que sus decisiones eran "manipuladas por el entorno político". "Es sospechoso que las pruebas que han buscado en las asociaciones sean de octubre y el expediente lo abran en abril", destacó Jordana.

Pese a señalar directamente al Gobierno como supuesto inductor de la decisión de la CNC, la FIAB descartó cualquier irregularidad en la gestión de su presidente, Luis Berenguer, ni en la del ministro de Economía, que "no tiene que hacer méritos para nada". No obstante, el representante de la patronal formuló una pregunta en voz alta: "¿Es posible que alguien quiera ser ministro y se esté trabajando una cartera?", para luego añadir que "no hay pruebas" de ningún pacto entre las grandes empresas y tachar el escenario creado de "mera cortina de humo".

Más sosegado, aunque en el mismo sentido, se declaró ayer otra de las afectadas por el expediente de la CNC, la Organización Interprofesional de Avicultura de Carne de Pollo (Propollo), cuyo máximo directivo, Federico Félix, negó con rotundidad que hayan recomendado precios a las empresas del sector. En contra de esa teoría, defendió que sólo alertaron en agosto de la posible subida del pollo por el alza de los cereales. "Luego los mercados se comportan como se comportan, porque son inmanejables", destacó Federico Félix, quien se declaró "tranquilo" porque las empresas a las que representa no tienen "nada que ocultar". En apoyo de las afectadas acudió también el presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, quién dudo de que las asociaciones alimentarias expedientadas hayan alcanzado durante los últimos meses algún tipo de acuerdo en forma de pacto.

Quienes sí celebraron la decisión de la CNC fueron las organizaciones de consumidores, satisfechas por el hecho de que el Gobierno, como mantiene Facua, "pase a la acción"; las cooperativas (como la andaluza Faeca) o las organizaciones agrarias como UPA, que exigen que los expedientes se extiendan a las cadenas de distribución. Asaja considera que la actuación debía haberse iniciado "mucho antes".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios