El barril de petróleo Texas supera la barrera histórica de 100 dólares

  • El Banco de España alerta de la debilidad de la economía española para afrontar el encarecimiento del crudo

Comentarios 3

El precio del petróleo de Texas, de referencia en Estados Unidos, marcó ayer un máximo histórico al tocar los cien dólares por barril en la primera jornada de negociaciones de 2008. El crudo finalizó la jornada en 99,62 dólares, el precio más caro al cierre desde que en 1983 empezaron a negociarse estos contratos en la Bolsa Mercantil de Nueva York.

Ese precio es casi cuatro dólares superior al valor con el que el crudo estadounidense finalizó 2007, un año en el que, en conjunto, el barril de Petróleo Intermedio de Texas registró una subida del 57 por ciento.

El fuerte avance con que el petróleo arrancó el año se debe tanto a la debilidad del dólar, como a la previsión de que hoy se anunciará una nueva caída pronunciada de las reservas de crudo y carburantes en Estados Unidos, lo que se convertiría en el séptimo descenso semanal consecutivo.

Otros factores que empujaron   el precio del oro negro fueron los brotes de violencia y tensiones geopolíticas en Nigeria, Kenia, Irak y, especialmente, Pakistán, donde la situación es muy inestable tras el reciente asesinato de la principal líder opositora, Benazir Bhutto.

El récord del crudo de Texas coincide con el del Brent, de referencia en Europa, que cerró ayer en la cota de 97,84 dólares por barril, 3,9 dólares más caro que al cierre de la jornada anterior.

A lo largo del año pasado el barril de ese tipo de crudo alcanzó un precio récord de 99,29 dólares en las negociaciones del 21 de noviembre, aunque el precio más alto al que jamás ha cerrado una sesión sigue siendo por ahora el de 98,18 dólares, registrados dos días después.

A este respecto, el Banco de España advirtió ayer del riesgo que corre la economía española por el impacto del encarecimiento del crudo en la inflación. El último boletín económico de la institución insiste en que la existencia de cláusulas de salvaguarda en los convenios implica que las perturbaciones provocadas por el crudo en la inflación “sean más persistentes”. Estas cláusulas revisan los salarios al alza en el caso de que la inflación sea mayor de la prevista.

Además de la elevada dependencia energética de España, el Banco señala que los hogares españoles consumen más productos petrolíferos que en los países del entorno por el auge del parque automovilístico. También puntualiza que “el menor peso de los impuestos indirectos en los combustibles motiva que el impacto de las variaciones del crudo sobre la inflación sea mayor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios