La reorganización de Cajasol desvela fuertes discrepancias sindicales

  • CCOO ve necesario el cambio en el organigrama, mientras que UGT cree que "no es el momento, en pleno proceso de fusión"

Unos a favor y otros en contra. Las posturas de los sindicatos mayoritarios en el consejo de Cajasol, CCOO y UGT, se encuentran enfrentadas ante la reorganización directiva experimentada por la caja. Para los representantes de CCOO -se abstuvieron en la votación- era "necesario" un cambio en el organigrama, mientras que para los de UGT -votaron en contra- "no es el momento adecuado, en pleno proceso de fusión".

Fuentes de CCOO reconocieron ayer que es "lógico" que se acometan estas transformaciones para dotar a la entidad de una estructura "operativa e integrada". Sin embargo, justificaron su abstención en el consejo de administración en el hecho de que hay elementos "que no compartimos", como la "excesiva" concentración en la toma de decisión del área comercial o la pervivencia de "ciertos defectos" en la nueva estructura de la entidad.

Los representantes de UGT sustentaron su voto negativo en que "en estos momentos, en pleno proceso de fusión, una reestructuración tan drástica no parece la solución más adecuada". Además, la sección sindical también lamentó el "trato ingrato" a compañeros "que desempeñaban puestos de responsabilidad y que, sin ninguna explicación, han dejado de estar en el organigrama". "Se dejan demasiados damnificados" por el camino, sentenciaron.

El presidente de Cajasol, Antonio Pulido, que asistió en Córdoba a unas jornadas empresariales y financieras junto a María Luisa Lombardero, hasta ahora directora general gerente pero que sale de la cúpula directiva, recordó a los sindicatos que "el organigrama lo hace la dirección" y aseguró que el objetivo no es concentrar el poder, sino dotar a la entidad de mayor eficiencia y operatividad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios