El vicepresidente de Iberdrola critica la opa de EDF por "especulativa"

  • La firma pública francesa confirma el interés por la primera eléctrica española y se da un año y medio para comprarla

"Veo con suma preocupación y rechazo cualquier movimiento especulativo sobre Iberdrola, especialmente si, como se afirma en algunos círculos, lo que busca es trocear el mejor proyecto energético de los últimos años". Así de contundente se mostró ayer Juan Luis Arregui, vicepresidente de Iberdrola y primer accionista individual de la eléctrica con un 2,08 por ciento.

En declaraciones a la agencia Efe, el directivo aseguró que esta opinión "es el sentir de todo el consejo de administración" y destacó que el máximo órgano de la eléctrica está "totalmente unido en torno al buen hacer" del presidente, Ignacio Sánchez Galán, en el que ha depositado "toda la confianza para que siga liderando el futuro" de Iberdrola. "Somos una empresa privada con más de 106 años de historia, como recordó el presidente, y aspiramos a seguir siéndolo mucho más tiempo", remachó.

Otros destacados accionistas institucionales de la compañía, como las cajas BBK y Bancaja, así como diversos Gobiernos regionales donde opera la eléctrica, también expresaron la pasada semana su oposición a una posible compra de la compañía para su posterior reparto entre EDF y ACS. El diario británico Financial Times publicó que ACS asumiría los activos renovables para unirlos a Unión Fenosa (en la que controla el 45 por ciento) y EDF se quedaría con la filial británica Scottish Power.

La propia EDF confirmó que está interesada en adquirir la primera compañía eléctrica de España por valor en Bolsa. Pierre Gadonneix, presidente del grupo energético controlado por el Estado francés en un 85 por ciento, aseguró ayer en China que se da un año y medio para completar la operación a la vista de los dos años que ha tardado en concluir la compra de Endesa.

Preguntado por el diario Le Figaro acerca de la posible alianza con ACS (que controla el 12 por ciento de Iberdrola), señaló que "estamos hablando con todo el mundo sabiendo que nada está aún decidido". Además, Gadonneix condicionó cualquier movimiento a recibir "luz verde" del Gobierno español. También dejó abierta la puerta sobre el futuro de Iberdrola: "Hay varios esquemas" posibles, señaló.

Las acciones de Iberdrola cayeron ayer en la Bolsa un 1,35 por ciento , hasta los 10,22 euros. Su filial Iberdrola Renovables, que ayer se estrenada en el Íbex 35 perdió aún más y cerró a 5,08 euros, un 2,31 por ciento menos.

-2,31%

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios