Álvarez viaja en avión del Ejército para estrenar el AVE de Barcelona

  • La ministra de Fomento participó en un acto del PSOE de Málaga antes de partir en un aparato oficial para probar, dos horas después, el tren desde Tarragona

La ministra de Fomento y cabeza de lista del PSOE por Málaga, Magdalena Álvarez, terminó ayer la presentación del programa electoral de su partido para la provincia andaluza a las 13.45 horas. Lo hacía en un salón del hotel Barceló, construido sobre la nueva estación ferroviaria María Zambrano y desde cuyo vestíbulo se vislumbran los andenes en los que llegan y salen trenes de Alta Velocidad desde el pasado 24 de diciembre. Aproximadamente tres horas más tarde, la ministra entraba en otra estación, la barcelonesa de Sants montada en otro AVE, procedente de Tarragona, para anunciar la fecha de inauguración de la polémica línea Madrid-Barcelona. ¿Acaso Renfe había comprado uno de esos trenes-bala japoneses o el nuevo Alstom que alcanzan velocidades cercanas a los 500 kilómetros por hora para realizar el viaje relámpago Málaga-Barcelona, vía Madrid, en menos de 180 minutos?

No. La ministra empleó uno de los escasos aviones con que cuenta el Éjercito del Aire para el transporte de personalidades de la Casa Real o del Gobierno, especialmente el presidente, que la esperaba en la base aérea de Málaga para trasladarla al aeropuerto de Reus, en Tarragona, donde la titular de Fomento se subió al AVE en pruebas.

Fuentes oficiales del Ministerio confirmaron ayer el uso del avión militar, un Falcon 900, según otras fuentes, para el viaje relámpago de la ministra, y negaron que se hubiera realizado un uso partidista de medios públicos, al desvincular el acto anterior del PSOE con la visita a la nueva línea del AVE a Barcelona. El argumento oficial es que la ministra de Fomento se encontraba en Málaga por un acto institucional, la visita que realizó un día antes, el lunes, a las obras de remodelación de la oficina de Correos de Torremolinos, con un presupuesto de 1,7 millones de euros, y partía a Tarragona para otro acto del Gobierno."No es la primera ni la última vez que una ministra o un ministro coge un aparato del Gobierno para acudir a un acto oficial del Gobierno. Se trata de medios que están a disposición de los ministros para actos institucionales", recalcó un portavoz del Ministerio.

En las 25 horas transcurridas entre la visita a la reforma de la oficina de Correos de Torremolinos -en la que acompañó a la ministra el presidente de la empresa estatal, José Damián Santiago-, Magdalena Álvarez acudió a otros dos actos públicos en Málaga. Uno en la noche del lunes, la entrega de la distinción cofrade que este año le ha otorgado el restaurante Doña Pepa. Otro al mediodía de ayer, la presentación del programa electoral del PSOE, acompañada del secretario de Organización del PSOE-A, Luis Pizarro y otros cargos provinciales del partido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios