La Audiencia libera a diez de los acusados en la operación Nova

  • Cinco de los supuestos islamistas saldrán a la calle pero otros cinco seguirán en prisión

La Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional decretó ayer la puesta en libertad de diez de los 30 acusados de integrar la célula islamista que planeaba atentar contra distintos objetivos en España, entre ellos, la propia Audiencia Nacional. La causa de su puesta en libertad es que han cumplido el tiempo máximo que la ley establece para la prisión preventiva, esto es, la mitad de la pena máxima a la que el tribunal les puede condenar. Aun así, sólo cinco de ellos saldrá de la cárcel, ya que los otros cinco cumplen condena por otras causas.

En el auto dictado por la Sección Tercera de lo Penal de la Audiencia Nacional, se imponen medidas cautelares para los acusados que saldrán en libertad y que deben ser juzgados por su pertenencia a la célula integrista que fue desarticulada en octubre de 2005 en la conocida como operación Nova. Concretamente, se solicita la retirada del pasaporte, la obligación de comparecer en dependencias judiciales una vez a la semana y la prohibición de abandonar territorio español. En libertad y bajo estas medidas cautelares quedarán Ahmed Chebli, Djimali Mazari, Hocine Kedache, Aspri Smali y Mohamed Boualen Khouni.

Por su parte, el único español que está entre los 30 acusados, Baldomero Lara, así como Mohamed Amin, Bachir Belhakem, Soubi Kunic y Amine Akli, continuarán en prisión al estar condenados en otra causa. La puesta en libertad de los cinco primeros acusados no significa que no vayan a ser condenados, sino que han cumplido en prisión preventiva la mitad de la pena máxima a la que la Audiencia Nacional les puede condenar. Para estos diez acusados la Fiscalía solicitó entre ocho y diez años de prisión por integración en organización terrorista, conspiración para cometer atentados y falsificación de documentos, entre otros.

El acusado que se enfrenta a una mayor pena en este proceso es el presunto líder de la banda, Mohamed Achraf, para quien el Ministerio Público reclamó 43 años de cárcel, tres menos de los que le solicitó inicialmente. La petición más leve es para Baldomero Lara, para quien la acusación pública pide 8 años de prisión. La célula, autodenominada Mártires por Marruecos, estaba formada principalmente por internos de la cárcel de Topas (Salamanca), que durante los meses de finales de 2000 y principios de 2002, coincidieron físicamente con Achraf, quien se marchó de España una vez cumplió su condena y se trasladó a vivir a Suiza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios