Aznar acusa al PSOE de aplicar "viejas prácticas caciquiles" recurriendo a "las compras de votos"

  • El ex presidente del Gobierno también lamenta que "los políticos que se proclaman de izquierdas" hayan "iniciado una cruzada" contra el principio de igualdad y hayan "triturado el principio de solidaridad"

Comentarios 36

El ex presidente del Gobierno José María Aznar ha acusado hoy al PSOE de utilizar "viejas prácticas caciquiles" al recurrir a "las compras de votos en unas elecciones". Además, censura que "los políticos que se proclaman de izquierdas" hayan "iniciado una cruzada" contra el principio de igualdad y hayan "triturado el principio de solidaridad".

Durante la inauguración de unas jornadas dedicadas al pensador liberal Isaiah Berlin, el ex presidente ha aprovechado su discurso para criticar algunas de las medidas del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, pese a haber dicho no entender "nada" de política cuando fue preguntado a su entrada por las últimas promesas electorales.

"Quién les iba a decir a los antiguos socialistas, antiguamente españoles y hoy, digamos, sumidos en la pluralidad; que al final sus grandes ofertas las iban a encontrar en las viejas prácticas caciquiles de Romero Robledo o del Conde de Romanones o de tantos otros con las compras de votos en unas elecciones", ha enfatizado durante su intervención.

El presidente de Faes se ha referido además a "hechos tan insólitos" como que "los políticos que se proclaman de izquierdas" hayan "iniciado una cruzada contra el principio de igualdad y el principio de solidaridad". Según criticó, estos "ataques" no se han realizado, "siquiera", en defensa de la libertad. "Porque estrechar la mano que acaba de apretar un gatillo y negociar políticamente con terroristas que ponen encima de la mesa su pistola humeante no es otra cosa que sacrificar el valor supremo de la libertad", subraya.

En este contexto, ha aludido también a la reforma de los estatutos de autonomía, "que reinstauran los privilegios territoriales y aniquilan el principio de igualdad de derechos ante la ley"; o la derogación del Plan Hidrológico Nacional, respecto al que critica que se prefiera que el agua acabe en el mar para "poblar el litoral español de fábricas productoras de dióxido de carbono". Por ello, acusa a los socialistas de erigirse "en adalides" de la lucha contra el cambio climático" y aspirar a "repartir carnés ecologistas en régimen de monopolio".

Así mismo, ha censurado la creación de agencias tributarias regionales "encaminadas a evitar la redistribución de la renta a favor de quienes menos tienen" y rechaza también "ejercicios de utilización política de la historia" como, a su juicio, es la denominada Ley de la Memoria Histórica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios