Terrorismo integrista El CNI y servicios de inteligencia europeos participaron en la operación

Detenidos 15 islamistas en Barcelona con material explosivo para atentar

  • Los arrestados disponían de 50 gramos de peróxido de acetona, un potente explosivo empleado por la célula de los atentados del 7-J en Londres · La llegada a la capital catalana de un relevante radical paquistaní propició la operación

Comentarios 4

La Guardia Civil detuvo ayer en Barcelona a 15 islamistas presuntamente vinculados con el integrismo radical que habían adquirido material susceptible para la fabricación de explosivos para cometer atentados y capturó a un decimoquinto, propietario de una panadería cerca de la mezquita donde se practicaron algunos de los registros, a última hora de ayer. Los primeros 14 detenidos, doce paquistaníes y dos hindúes, fueron arrestados en el marco de una operación que se desencadenó tras la llegada a Barcelona la semana pasada de un relevante radical paquistaní. Esta misma semana, los servicios secretos franceses alertaron al CNI de la presencia de este individuo y, tras constatar que estaba relacionado con la red de paquistaníes investigada desde finales de 2004, se decidió detener a sus supuestos integrantes.

Posteriormente, a primeras horas de la noche de ayer, fue detenido otro hombre más en Barcelona, en el transcurso de la operación, que al cierre de esta edición continuaba abierta. De este último detenido, que fue apresado en una panadería del barrio del Raval, de la que es propietario, no trascendió su nacionalidad, tan sólo que es un hombre de entre 58 y 65 años.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, detalló la operación y explicó que los detenidos estarían planteándose adquirir nuevos medios para "eventualmente realizar atentados violentos". En los registros realizados en cinco domicilios y en una mezquita se localizaron cuatro temporizadores, teléfonos móviles y distinto material informático. Pero el hallazgo más relevante fue una pequeña bolsa con menos de 50 gramos de peróxido de acetona o TATP, un material explosivo que, a pesar de realizarse a partir de otras sustancias fácilmente adquiribles, puede ser una potente arma destructiva.

Los terroristas del 7-J en Londres utilizaron esta sustancia, así como Richard Reid, conocido como el terrorista del zapato porque en esa prenda escondía una bomba con 100 gramos de TATP, conocida también como madre de Satán por su poder destructivo.

El 20 de diciembre de 2005, agentes de la Policía encontraron sustancias susceptibles de ser utilizadas para fabricar TATP en un registro en Sevilla, dentro de una operación contra una red de presuntos islamistas marroquíes, sirios y argelinos que se extendió por otros puntos de España. Ahora se investiga si el individuo con ascendencia en la red paquistaní pudo traer la muestra de TATP a sus colaboradores en Barcelona. Otros servicios de inteligencia europeos, entre ellos los británicos y portugueses, han sido alertados del periplo de este destacado miembro de la red desarticulada en Barcelona, que tiene conexiones por toda Europa.

Según informó Rubalcaba, las Fuerzas de Seguridad acreditaron que este grupo estaba "un paso más allá de la radicalización ideológica" que mostraban otros detenidos en otras operaciones policiales desarrolladas en los últimos años, que tenían que ver más con la financiación y la captación de personas para la Yihad. Los detenidos, que mantenían reuniones en algunos lugares no determinados por la investigación y de quienes se desconoce si tenían contactos con otros grupos islamistas, estaban "aprovisionándose de material susceptible de formar parte de explosivos" y "estaban ya en la fase de actividad", subrayó.

"Cuando alguien tiene en su casa temporizadores, no hay más remedio que pensar que está planteándose acciones de tipo violento", subrayó el ministro, quien no obstante recalcó que por el momento no hay datos que permitan concluir que los arrestados planeaban ejecutar "un atentado inminente". "No tenemos datos para decirlo, ni lugares de atentados, ni atentado inminente", destacó.

Los análisis del material incautado, así como el examen del material informático y de los teléfonos móviles de los detenidos, que fueron trasladados a Madrid, permitirán determinar la veracidad de las informaciones que la Guardia Civil recibió del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y de otros servicios europeos, cuya colaboración permitió los arrestos, sobre la posibilidad de que se estuviera preparando un atentado en Barcelona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios