Francia se niega a extraditar a la etarra que intentó atentar contra el Rey

  • La Justicia gala argumenta que ya ha sido juzgada y condenada en Francia por los mismos hechos.

Francia se niega a entregar a las autoridades españolas a Concepción Iglesias, una de las etarras que participó en el intento de atentado contra el Rey Don Juan Carlos en Palma de Mallorca que ETA planeó en el verano de 1995. La cámara de instrucción del tribunal de Pau (sur de Francia) rechazó hoy la petición de extradición cursada por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón argumentando que la etarra ya ha sido juzgada y condenada por estos mismos hechos en territorio francés.

El fiscal de la Audiencia Nacional Miguel Ángel Carballo se desplazó hasta el Tribunal de Apelación de Pau para defender la solicitud de entrega realizada por la Justicia Francesa a las autoridades francesas de la etarra, pareja del ex jefe del aparato militar de ETA Javier Arizkuren Ruiz, alias 'Kantauri', con el fin de procesarla en nuestro país por el intento de atentado contra Rey en el verano de 1995 en Palma de Mallorca.

Pero finalmente el tribunal galo rechazó la euro-orden argumentando que Concepción Iglesias había sido juzgada por "los mismos hechos" en Francia y que había cumplido íntegramente su condena de seis años de prisión. Iglesias ha permanecido encarcelada en Francia como autora de un delito de asociación de malhechores con fines terroristas. La Justicia francesa la condenó, precisamente, por las pruebas derivadas de su participación en este intento de magnicidio.

Pero en la vista que se celebró el pasado 29 de enero ante el Tribunal de Pau el Ministerio Público, representado por Miguel Ángel Carvallo, defendió que a pesar de que en el juicio contra la etarra se mencionó su participación en el intento de atentado contra Don Juan Carlos, la condena de seis años de prisión que le impuso la Justicia francesa le llegó únicamente por su integración en la banda terrorista -considerándola una especie de enlace con los miembros del comando etarra que iba a atentar contra el Rey- y no por su participación en el frustrado intento de magnicidio. 

Un delito que en España lleva aparejadas penas mucho más duras que la que Concepción Iglesias cumplió en Francia y que oscilan entre los 10 y los 20 años de prisión. Iglesias, de nacionalidad francesa, fue puesta en libertad el pasado 23 de noviembre tras haber sido detenida unas horas antes en cumplimiento de una euro-orden emitida por la Justicia Española.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios