El Gobierno desactivará las tarjetas prepago de móviles sin identificar

  • Con la medida, que afectará a 15 millones de usuarios, el ministerio del Interior pretende evitar nuevos atentados como el 11-M.

Comentarios 14

Los propietarios que cuenten con una tarjeta de prepago en su teléfono móvil anterior al 9 de noviembre de 2007 tendrán  que acudir a su compañía operadora para identificarse antes de la misma fecha de este año. El ministro del Interior, Alfredo  Pérez Rubalcaba ha presentado hoy la campaña ¡dentifícate!, una  iniciativa que pretende registrar los datos de todos los  usuarios de tarjeta prepago para evitar un "mercado negro" y  nuevos 11-M, atentado en donde los terroristas activaron y  temporizaron el detonador de los explosivos a través de un  teléfono móvil.

"Es muy importante para las fuerzas de seguridad porque en  el mercado de las tarjetas se mueve la delincuencia y el  terrorismo", afirmó Rubalcaba, que insistió que es primordial  para hacer frente al crimen organizado. "Lo fundamental es que  no haya tarjetas de prepago anónimas", subrayó.

Según datos de las operadoras telefónicas, existen en España  más de 15 millones de usuarios con tarjetas de prepago  anteriores a la puesta en marcha de la Ley de conservación de  datos relativos a las comunicaciones eléctricas y a las redes  públicas de comunicación aprobada el 18 de octubre de 2007, por  la que obligaba a partir de esa fecha a las compañías de  servicios de teléfono móvil prepago a elaborar un libro-registro  en el que costara la identidad de los clientes. Estos datos, tal  y como informó el ministro, podrán ser solicitados por la  Policía en caso de que exista una orden judicial, con el fin de  "detectar, investigar o enjuiciar algún delito grave".

Antes del 9 de noviembre (la Ley ha dado un plazo de dos  años) los usuarios de estas tarjetas que no se hayan  identificado deberán de dirigirse a los puntos de venta de sus  operadores para hacerlo a través de su DNI, pasaporte o tarjeta  de residencia. Si no lo hacen, según informó Rubalcaba, a partir  de esa fecha su tarjeta caducará. "El usuario perderá la línea y  el número de teléfono", agregó. 

Sin embargo, y pese a la voluntad del Gobierno por evitar  nuevos atentados movidos por las nuevas tecnologías, aún quedan  huecos por donde los delincuentes podrían "colarse" para  adquirir sus tarjetas de forma "ilegal". Y es que esta directiva  relativa al mantenimiento de datos no ha sido aprobada de forma  mayoritaria por todos los países de la Unión Europea. El  ministro informó que tenía constancia de que esta directiva está  a punto de transponerse en Italia, Alemania, Hungría y Suiza.

"Hasta que se cierre el mercado europeo puede que los  delincuentes encuentren resquicios. Pero la Policía, la Guardia  Civil y los operadores están cerrando estos resquicios que  surgen, más en el campo de las nuevas tecnologías, que están a  disposición de los buenos, pero también de los malos", apuntó  Rubalcaba que dijo que la "ley avanza, pero la delincuencia  también". 

El titular de Interior hizo un llamamiento a las operadoras  para que sean rigurosos y "echen una mano" al Gobierno con el  fin de que ningún punto de venta sea "flexible" a la hora de  evadir la identificación, porque entonces "los delincuentes se  colarán por ahí", tal y como expresó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios