Mandos militares con Trillo niegan quejas previas sobre la seguridad del Yak

  • Un comandante acusa al ex ministro de ocultar "la verdad" sobre el accidente aéreo en el que murieron 62 militares

Los cuatro altos mandos de la etapa de Federico Trillo al frente del Ministerio de Defensa declararon ayer ante el juez de la Audiencia Nacional, Fernando Grande-Marlaska, con la conclusión compartida de que no existió constancia de quejas previas sobre la seguridad del Yak y que el entonces ministro no recibió ningún documento alertando al respecto, según informaron fuentes jurídicas. De acuerdo con la representación legal de los familiares de las 62 víctimas del accidente aéreo, los cuatro militares, todos retirados, declararon que no les consta que las quejas, informes y documentos que habían elaborado sobre la contratación de estos vuelos, ninguna relacionada con la seguridad del aparato, acabaran en el despacho de Trillo.

Según estas mismas fuentes, todos ellos reconocieron que recibieron hasta 14 "quejas" sobre estos vuelos pero que éstas versaban sobre los problemas de catering y las "incomodidades". Los abogados de las familias señalaron que a la vista de lo declarado por los responsables militares existe una gran descoordinación entre los diferentes departamentos del Ministerio de Defensa y sospechan que las denuncias sobre las deficiencias en los vuelos se quedaron en el Estado Mayor Conjunto (Emacon) y no fueron más allá.

El primero en declarar fue el máximo responsable del Ejército de Tierra (JEME) cuando se accidentó el Yak, el general Luis Alejandre Sintes, aseguró que no supo de ningún defecto en el proceso de contratación del avión antes de que se produjera el siniestro aéreo en el que fallecieron 62 militares. El mando militar de la etapa de Trillo explicó al magistrado que, en su condición de jefe del Ejército, recibió quejas sobre las comodidades de la areonave pero en ningún momento sobre la seguridad del aparato.

Alejandre aclaró a Grande-Marlaska que el proceso de contratación del Yak no dependía de su departamento sino del Estado Mayor Conjunto, órgano encargado de las misisiones internacionales. El responsable del Emacon en ese momento, Juan Luis Ibarreta, también sostuvo que las cuatro quejas que recibió sobre el aparato se referían en exclusiva a las comodidades y en ningún caso sobre problemas de seguridad.

También declaró ante el juez el teniente coronel de infantería Javier Marino González, quien se ratificó en su informe, realizado un mes antes del siniestro, en el que denunciaba irregularidades en la contratación del vuelo. En éste decía que no se debían llevar pasajeros en aviones de carga.

Ya por la tarde, el general Manuel Estellés dijo que supo del informe de las deficiencias en los vuelos elaborado por Javier Marino "hoy mismo" y reconoció la existencia de otras quejas que también conocía el Estado Mayor Conjunto.

El comandante Antonio Bendada, que tenía previsto declarar ayer pero lo hará el lunes, aseguró a las puertas de la Audiencia Nacional que Trillo "nunca ha dicho la verdad" y siempre se "ha escudado en terceras personas" para ocultar la verdad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios