Mandos militares niegan quejas previas sobre la seguridad del Yak-42

  • Los oficiales que han declarado ante el juez han negado tener constancia de que las "quejas" sobre las deficiencias en los vuelos llegaran a la mesa de Trillo. El comandante Bendada acusa al ex ministro de Defensa de ýocultar la verdadý.

Comentarios 11

El juez Fernando Grande-Marlaska ha tomado declaración a cuatro mandos militares como testigos después de que la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional le obligara a reabrir la causa del accidente del Yak-42, ocurrido en Trevisonda (Turquía) el 26 de mayo de 2003, en la parte correspondiente a la contratación del aparato.

De acuerdo con la representación legal de los familiares de las 62 víctimas del accidente, los cuatro militares han declarado que no les consta que las quejas, informes y documentos que habían elaborado sobre la contratación de estos vuelos acabaran en el despacho de Trillo.

Estos cuatro militares -todos retirados-, que han comenzado a declarar ante Grande-Marlaska poco antes de las 11.00, son el ex jefe de Estado Mayor del Ejército de Tierra Luis Alejandre, el teniente coronel Javier Marino, el general Juan Luis Ibarreta, ex jefe del Estado Mayor Conjunto y el ex jefe del Mando Aéreo de Levante Manuel Estellés.

Todos ellos, según fuentes jurídicas, han reconocido que recibieron hasta 14 "quejas" sobre estos vuelos, pero ninguna relacionada con la seguridad del aparato, sino con problemas de catering e "incomodidades".

Sin embargo, los familiares han asegurado que había informes sobre irregularidades en las condiciones de seguridad del avión como cinturones en mal estado, mascarillas de oxigeno usadas, problemas de mantenimiento, escaso conocimiento del inglés por parte de la tripulación y mezcla de carga y pasajeros en los aviones, "y eso no lo hace ningún Ejército del mundo".

Los abogados de las familias han señalado que a la vista de lo declarado por los responsables militares existe una gran descoordinación entre los diferentes departamentos del Ministerio de Defensa y sospechan que las denuncias sobre las deficiencias en los vuelos se quedaron en el Estado Mayor Conjunto (EMACON) y no fueron más allá.

No obstante, el comandante Antonio Bendada que tenía previsto declarar hoy ante el juez y que lo hará el próximo lunes, ha asegurado a los periodistas que Trillo "nunca ha dicho la verdad" sobre el accidente y "se ha escudado siempre en terceras personas" para ocultar la verdad sobre lo sucedido.

El primero que ha entrado en el despacho del juez ha sido el ex jefe de Estado Mayor del Ejército Luis Alejandre, quien ha asegurado que desconocía que se hubieran producido irregularidades en la contratación del avión Yak-42 y se ha mostrado "ignorante" sobre cómo se gestionó, según han explicado fuentes jurídicas.

Además de este general, ha declarado el teniente coronel de infantería, Javier Marino González, quien se ha ratificado en su informe, realizado un mes antes del siniestro, en el que denunciaba irregularidades en la contratación del vuelo.

El teniente general Juan Luis Ibarreta ha asegurado al magistrado que el avión siniestrado "era bueno, de los mejores en el mercado, tercero en el ranking mundial" y que no fue el aparato el que "falló".

Ya por la tarde, el general Manuel Estellés ha dicho que ha conocido el informe de las deficiencias en los vuelos elaborado por Javier Marino "hoy mismo" y ha reconocido la existencia de otras quejas que también conocía el Estado Mayor Conjunto "y tomó las medidas correctoras".

Grande-Marlaska continuará este jueves con los interrogatorios y ha citado a declarar al ex presidente de la Asociación de Familiares de Víctimas Alfonso Agulló, al entonces secretario general de Política de Defensa, Javier Jiménez Ugarte y al perito aeronáutico Cecilio Yustas.

El próximo lunes comparecerán ante el juez el ex ministro de Defensa José Bono, un representante legal de la empresa Chapman Freeborn, la compañía británica contratada por la agencia Namsa de la OTAN y el comandante Antonio Bendada, mientras que Trillo declarará por escrito y el cuestionario está aún en fase de elaboración.

Cuando termine esta primera tanda de comparecencias, la acusación particular pedirá que se practiquen más diligencias, según han adelantado a los periodistas, para "aclarar todo lo que hay en zonas de sombra".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios