Nicolás Redondo considera un error que el PSOE tilde de "franquista" al PP y dice que el PNV no tiene oposición

  • El ex secretario general de UGT, Nicolás Redondo, considera que en un sector socialista se ha gestado una "dinámica anti-PP" que no es la más conveniente para el partido y cree que "va a costar mucho tiempo corregir" esta postura.

El histórico líder sindicalista subrayó, en declaraciones a la Cadena Cope recogidas por Europa Press, que "no es lo mejor que el PSOE diga que el PP es un partido franquista o fascista". 

  Asimismo, Redondo lamentó que a pesar de que el PNV se comporta de forma más "obtusa y radical" que nunca, no encuentra ninguna "política de oposición". Además sostuvo que el PSOE y sobre todo el del País Vasco ha mantenido una "política un poco desnortada". 

  En este sentido, confesó haberse sentido "incómodo" como militante del PSOE por falta de un acuerdo entre su grupo y el PP. "Es fundamental un acuerdo, no por nostalgias de ningún tipo, sino por pura racionalidad. En cierta medida eso no se ha hecho, y hemos pagado las consecuencias", indicó.

  No obstante, alabó el trato que el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, ha otorgado a los sindicatos, que calificó de "extraordinario" respecto "a los gobiernos anteriores". De este modo, elogió que el presidente del Gobierno, cuando intervino en la celebración de su 80 cumpleaños, "desdramatizó la huelga del 14 de diciembre de 1988".

  En relación con su libro 'Nicolás Redondo. Memoria política', escrito por Jorge M. Reverte y presentado hace unos días, el líder sindicalista aseguró que, aunque ha sido difícil "revivir las heridas que todavía están latentes", la obra responde a "la insistencia de mucha gente" de escuchar su "versión de los hechos de una época de la transición". "Me debía a la verdad, porque había unas versiones que no eran correctas", puntualizó.

  En este punto, explicó que su salida del mundo de la política se produjo debido a la falta de "respuesta ideológica y política a los problemas" de la época por parte del PSOE y consideró las "partes sustanciales de un socialismo muy moderado se iban dejando un poco en el camino".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios