El PNV acusa a los socialistas vascos de preparar un "golpe institucional"

  • Urkullu asegura que el PSE obedece a una estrategia estatal diseñada por PSOE y PP, mientras Ares exige tranquilidad a los nacionalistas y que "no se rasguen las vestiduras"

Comentarios 6

El presidente del EBB del PNV, Íñigo Urkullu, acusó al PSE-EE de pretender dar "un golpe institucional" en Euskadi que, de confirmarse, respondería a "una estrategia de Estado entre el PP y el PSOE", en referencia a la posibilidad de que, finalmente, Patxi López acceda a la Lehendakaritza con los votos de los populares.

El líder nacionalista ofreció una rueda de prensa en la sede de Sabin Etxea de Bilbao, en la que estuvo acompañado por los presidentes del PNV de Vizcaya, Guipúzcoa y Álava, Andoni Ortuzar, Joseba Egibar e Iñaki Gerenabarrena.

En la comparecencia, Urkullu afirmó que el PNV es "el partido líder y el auténtico ganador" de las pasadas elecciones autonómicas vascas, y consideró "irresponsable" que, en la actual coyuntura económica, se sometiera a Euskadi a "la inestabilidad o a experimentos" que pueden llevar a lograr la Lehendakaritza, pero también "a la parálisis institucional" o a gobernar desde "el frentismo".

Por ello, anunció que el PNV buscará, en su ronda de contactos con los partidos vascos, "un acuerdo de estabilidad política y económica" de "amplia base", liderado por la formación nacionalista. La primera reunión la mantendrá hoy con el PSE-EE, el viernes con el resto de formaciones, excepto con el PP, cuyo encuentro, por problemas de agenda de los populares, se retrasará al lunes o martes.

Según Urkullu, transmitir ahora que el PNV gobierna en la Diputación de Álava o en Guipúzcoa sin haber sido la fuerza más votada "es una mentira en sí misma" porque los nacionalistas "dejaron al PSE que negociara para llegar a los acuerdos pertinentes con otras formaciones y no los alcanzaron, pero no por una maniobra del PNV sino por su incapacidad para llegar a acuerdos".

Por su parte, el secretario de Organización del PSE-EE, Rodolfo Ares, afirmó que el candidato de los socialistas vascos, Patxi López, formará "un Gobierno sin hipotecas", si Juan José Ibarretxe no logra "sumar" los votos necesarios. Además, aseguró que hablará con todos "para buscar el máximo respaldo posible", incluido el PNV, en torno a un Ejecutivo liderado por PSE-EE, y pidió a la formación nacionalista que "no se rasgue las vestiduras" ni adopte la actitud de "a los socialistas, ni agua". Ares manifestó que han sido convocado por el PNV y escucharán "qué les tiene que decir y proponer".

"Y les daremos las respuestas pertinentes, pero nosotros pensamos que el PNV, Ibarretxe, no va a tener los respaldos suficientes para poder ser elegido lehendakari y, si eso se confirma, como parece que se va a confirmar, presentaremos la candidatura de Patxi López para que pueda recabar los apoyos suficientes para ser elegido", añadió.

Además, reveló que los socialistas pretendieron que la reunión fuera en el Parlamento vasco, pero el PNV "insistió en que fuera en Sabin Etxea". "A nosotros no nos preocupa dónde sea la reunión, sino su contenido", manifestó.

Según aseguró, el PSE-EE está "muy tranquilo, a la espera de que el PNV haga la ronda que le corresponde, que se demuestre que Ibarretxe no tiene los votos suficientes para ser elegido, y a partir de ahí", tomarán la iniciativa para poder configurar un Gobierno con Patxi López como lehendakari, "que se ocupe de dar respuesta a los problemas de la ciudadanía vasca, y hacerlo con mucha sinceridad, con mucha normalidad democrática y con mucha tranquilidad".

El secretario general del PP vasco, Iñaki Oyarzábal, aseguró por su parte que su partido se encuentra abierto a cualquier fórmula de colaboración con el PSE-EE, desde un respaldo a la investidura de Patxi López como lehendakari a una entrada en el próximo Gobierno, pero en base a "unos compromisos políticos" y "programas" que garanticen "que el cambio sea un cambio en la buena dirección". Además, consideró que el PNV "está nervioso" por temor a "perder el poder", por lo que le pidió que actúe "con responsabilidad" y no "como si el país fuera suyo".

El dirigente popular reiteró la disposición de su partido a apoyar "un cambio de política", porque los vascos "han apostado por abrir una nueva etapa". Sin embargo, agregó que su apoyo se dará sobre "compromisos políticos" y se mostró convencido de que "son los socialistas los que deben definir el camino que quieren abordar a partir de ahora".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios