El PP engrosaría un Gobierno de López "sea cual sea la fórmula"

  • El Gobierno recomienda sosiego al PNV, pero Arzalluz achaca esta "farsa electoral" a un "golpe antidemocrático"

El secretario general del PP vasco, Iñaki Oyarzabal, ofreció ayer al PSE-EE un respaldo "sólido y estable, siempre que haya una apuesta clara por cambiar las cosas". En rueda de prensa en Bilbao, Oyarzabal advirtió que el Gobierno que salga de la investidura "tiene que ser respaldado por una mayoría absoluta" y precisó que, en estos momentos, "hay una mayoría de cambio y, en esa mayoría, claramente tiene protagonismo el PP".

En su opinión, "no sería bueno afrontar una nueva etapa, en este momento, con un Gobierno en minoría", sino que el nuevo Ejecutivo vasco "tiene que tener un respaldo sólido y estable". Oyarzabal aseguró que si el PSE-EE estuviera dispuesto a ello, el PP vasco "entraría" en el Gobierno vasco, "sea cual sea la fórmula de colaboración".

"Nosotros -insistió- estamos dispuestos a otorgar ese respaldo, de manera estable, siempre que haya voluntad de propiciar un acuerdo sobre compromisos concretos y que los ciudadanos puedan percibir que, efectivamente, hay una apuesta clara por cambiar las cosas", precisó.

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, cree que los responsables del PNV "deben sosegarse e intentar serenar un poco los ánimos", ya que los ciudadanos han expresado en las urnas del País Vasco su deseo de que la "proporción de las mayorías cambiase". En rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, De la Vega se refirió así a la afirmación del presidente de la ejecutiva del PNV, Iñigo Urkullu, de que un acuerdo entre el PP y el PSE para "sacar" del Gobierno vasco "a la fuerza más votada" supondrá un "golpe institucional".

Tras insistir en que los ciudadanos vascos se han expresado "claramente" en las elecciones del pasado domingo por el cambio, De la Vega dijo que los partidos políticos deben afrontar los procesos de cambio "con normalidad" y "asumiendo los resultados".

No le hizo demasiado caso el ex presidente del EBB del PNV Xabier Arzalluz, quien denunció ayer "la farsa" de que PSE-EE y PP puedan "tener mayoría absoluta" en el Parlamento vasco porque "previamente han barrido" a los que "debían haber sido representantes" de los votantes de la izquierda abertzale, en "un golpe antidemocrático". Asimismo, auguró que "llegará el día" en que los demás rehúsen presentarse a las elecciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios