El PSE suma el escaño 25 que le permitiría gobernar sin el apoyo de Díez

  • Los socialistas logran otro escaño gracias al voto extranjero, con lo que sólo necesitarían el respaldo del PP para que López sea 'lehendakari'

Comentarios 19

El PSE ha conseguido su escaño número 25 en el Parlamento Vasco, al arrebatar en Álava el escaño a Eusko Alkartasuna gracias a los votos procedentes del extranjero, que se han contabilizado este viernes. A falta de la confirmación oficial, la formación presidida por Unai Ziarreta pierde el escaño que el pasado domingo había obtenido en este territorio, con una diferencia de tan sólo 8 votos sobre los socialistas. Con el apoyo de los populares, el PSE podría prescindir de UPyD para lograr que Patxi Lopez sea lehendakari.

El secretario general del PP vasco, Iñaki Oyarzabal, asegura que su partido "entraría" en el Gobierno vasco "sea cuál sea la fórmula de colaboración". Para el líder del PNV, Iñigo Urkullu sería un "golpe institucional" que los socialistas logren la Lehendakaritza con apoyo del PP a pesar de que el PNV ha ganado las elecciones.

El voto emigrante ha dado al Partido Socialista de Euskadi (PSE) el escaño que necesitaba para prescindir de Rosa Díez. Con los resultados del 1-M era necesario el escaño de UPyD para formar un gobierno sin apoyo nacionalista. El escrutinio de los votos de los residentes en el extranjero da a los socialistas el escaño número 25, y es Eusko Alkartasuna (EA) quien pierde el parlamentario que había conseguido en tiempo de descuento el pasado 1 de marzo y tan sólo por ocho votos. La formación nacionalista se queda con un sólo representante en la Cámara vasca.

El vigesimoquinto escaño permitirá al PSE-EE, con los votos de los 13 parlamentarios populares, sacar adelante, en primera vuelta, la investidura de Patxi López como lehendakari, al contar ambos con los 38 votos que exige la mayoría absoluta. De esta manera, el histórico parlamentario y miembro de la ejecutiva de EA, Rafa Larreina, pierde su sillón en la Cámara vasca, en favor de Esozi Leturiondo, viuda del que fuera presidente de Euzkadiko Ezkerra, Mario Onaindia, y que ya fue diputada vasca en la anterior legislatura.

Esta modificación en la asignación de este escaño tiene su repercusión de cara a una hipotética investidura del candidato a lehendakari por el PSE-EE, Patxi López. Porque si lograse el apoyo del PP, con los 25 escaños de su partido y los trece de los "populares", conseguiría la mayoría del Parlamento, 38 de 75. Por ello, no necesitaría el apoyo del único parlamentario de UPyD.

En Álava había para las elecciones del pasado domingo 3.476 electores residentes en el extranjero, de los que han emitido su voto válido un total de 436, otros tres han votado nulo y uno en blanco. Según los datos facilitados por fuentes de la Junta electoral provincial, en el escrutinio de estos votos el PSE-EE ha obtenido 140 votos, seis menos que el PNV, que ha sido el partido que más apoyos ha recibido desde el extranjero.Eusko Alkartasuna ha logrado sólo seis votos, con lo que pierde la diferencia que le sacó a los socialistas en el escrutinio provisional del pasado domingo.

El PP está dispuesto

Ante esta situación el PP se muestra totalmente abierto a acuerdos. Hoy su secretario general en el País Vasco, Iñaki Oyarzabal, aseguraba que su partido "entraría" en el Gobierno vasco "sea cuál sea la fórmula de colaboración". Además, consideró que el PNV se está "enrocando en una posición que simplemente pretende perpetuarse en el poder".

En una entrevista concedida a Radio Euskadi Oyarzabal aseguró su partido "no ha empezado a negociar" con los socialistas vascos y añadió que los populares vascos están "abiertos" a cualquier fórmula de colaboración, "desde entrar en el Gobierno a compartir políticas". No obstante, precisó que, para el PP vasco, "lo importante no es estar, ni ocupar puestos, sino definir para qué se quiere el cambio en este país y, a partir de ahí, proponer compromisos de gobierno". "Es ahí donde nos van a encontrar, en la defensa de determinadas ideas y principios, pero no ideas contra nadie, sino ideas que pueda compartir una mayoría de este país", añadió.

El dirigente del PP vasco reiteró que, "si nos ponemos de acuerdo en lo que pueden ser los mimbres sobre los que conformar esa nueva mayoría y abrir esa nueva etapa, nosotros vamos a respaldar con toda ilusión ese cambio". A su juicio, Euskadi "necesita, en esta situación de crisis, mayorías fuertes", por lo que los populares vascos se presentan "con la mano tendida, con absoluta transparencia y lealtad, ofreciendo un apoyo para cambiar las políticas".  

Tras puntualizar que no ofrecen "un cheque en blanco", Oyarzabal abogó por "compromisos políticos de que, en este país, se pueden hacer las cosas de otra manera y que se puedan fijar las prioridades de manera diferente"."Queremos compromisos de que se pueden defender el Estatuto de Gernika como marco de referencia y la derrota de ETA como prioridad del Gobierno, así como ganar espacios de libertad en la educación, en la política lingüística y, sobre todo, poner a trabajar a este país para salir de la crisis cuanto antes y para crear empleo", agregó.

Oyarzabal aseguró que el PP vasco es "optimista" y cree que existe la oportunidad de "poner el acento en las cosas que nos unen, no en las que nos separan, y proponer un proyecto de cambio para este país que pueda ser asumido y respaldado por la mayoría de los vascos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios