Rajoy propone un 'contrato de integración' para los inmigrantes

  • Ese 'compromiso' tendrá valor jurídico y hará que se respeten las costumbres españolas, se aprenda la lengua o se paguen los impuestos.

Comentarios 34

El líder del PP, Mariano Rajoy, parecer haber 'bebido' de la política del presidente francés, Nicolas Sarkozy, para dibujar las líneas maestras de su última propuesta. El presidente de los populares avanzó hoy que, si gana las elecciones del 9 de marzo, creará un 'contrato de integración' para todos aquellos inmigrantes que quieren obtener un permiso de residencia en España superior a un año. Ese 'contrato' tendrá valor jurídico y mediante él, el inmigrante se comprometerá a "cumplir las leyes, respetar las costumbres de los españoles, aprender la lengua, pagar sus impuestos" y trabajar "activamente para integrarse".

Rajoy hizo este anuncio, muy en la línea de las políticas de inmigración de Sarkozy -que recientemente le expresó su enérgico apoyo- durante la clausura de las jornadas 'Inmigración, Integración y Convivencia' que se celebran en Barcelona. "Quiero proponer que establezcamos un contrato de integración entre los españoles y aquellos inmigrantes que deseen establecerse en nuestro país. Será un compromiso con valor jurídico que reflejará el compromiso mutuo entre nuestra sociedad y el inmigrante que quiere obtener un permiso superior a un año de residencia legal en España", avanzó.

Según explicó, mediante este contrato el inmigrante se comprometerá a "cumplir las leyes, respetar las costumbres de los españoles, a aprender la lengua, a pagar sus impuestos", a trabajar "activamente para integrarse" en la sociedad española y "a regresar a su país si durante un tiempo no lograr encontrar empleo". A cambio, continuó Rajoy, la sociedad española le concederá al inmigrante "los mismos derechos y prestaciones que a un español", a "enseñarle la lengua", a "ayudarle en su integración y a respetar sus creencias y costumbres siempre que no sean contrarias a las leyes españolas".

Además, el líder del PP se comprometió a crear una Agencia de Inmigración y Empleo que, junto con la colaboración de la iniciativa privada, atienda a las demandas de las empresas del país sobre supervisión y formación de los trabajadores extranjeros, facilitando así la contratación en origen de dichas personas, dando prioridad a quienes ya conozcan la lengua y otros aspectos de la sociedad y cultura españolas. "Es necesaria una reforma completa de los cauces de llegada de los inmigrantes, porque los que ahora existen han fracasado", proclamó.

En esta línea, destacó que "nunca más habrá regularizaciones masivas" como la que aplicó el PSOE hace tres años y que tanta polémica generó, "sin consenso, sin la opinión de la oposición ni de los socios europeos". "Voy a combatir la idea de que en España se puede entrar ilegalmente", sentenció Rajoy, que subrayó que es necesario un control "eficaz" de las fronteras en España y también en el resto de Europa, aumentar el número de efectivos especializados en este ámbito y la creación de patrullas conjuntas con los socios europeos para controlar la llegada ilegal de inmigración.

"Se habla mucho de pateras y poco de las fronteras de los Pirineos y de lo que pasa en los aeropuertos", subrayó el líder del PP, que se comprometió además a aumentar el número de repatriaciones, simplificar los procedimientos de las administraciones para agilizarlas y se trabajará para poner "fin" al "sufrimiento" de la ilegalidad y al "drama humanitario" de las mafias. Además, Rajoy aseguró que aplicará una reforma para expulsar a los inmigrantes que cometan delitos, aunque tengan permiso de residencia, y que impulsará acuerdos europeos para evitar que vuelvan a la UE.

Pero para los socialistas, lo único que persigue Rajoy con esta iniciativa es "que los inmigrantes firmen un papel en el que digan que van a ser buenos y cumplir con la Ley porque para derecha los inmigrantes son gente de poco fiar". Al menos así lo cree el Secretario de Movimientos Sociales y Relaciones con las ONG, Pedro Zerolo, que consideró este compromiso de los populares como "una ocurrencia sin sentido", puesto que lo que les pide a los inmigrantes que cumplan es "algo que la inmensa mayoría de los inmigrantes con residencia en España hacen".

Por ello, para Zerolo resulta sorprendente que el líder de los populares hable de combatir la ilegalidad y prohibir las regularizaciones cuando "fue el vicepresidente del Gobierno que más inmigrantes en situación irregular ha provocado en la historia de nuestro país y el que más regularizaciones realizó". Lo que está claro, señaló, es que "Rajoy ha perdido una gran oportunidad para desmarcarse del ala derechista de su partido".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios