La precampaña IU descarta un acuerdo de gobierno con el PSOE si mantiene su propuesta

Zapatero aclara que su 'paga' de 400 euros es "para toda la legislatura"

  • El presidente sugiere que si gana abordará una reforma del IRPF y dice que "no hay un solo ciudadano del que se pueda pensar que se le compra el voto" · Reta a Rajoy a que diga si votaría en contra

Comentarios 13

Dos días después de la avalancha de críticas que desencadenó la propuesta del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de devolver 400 euros a los ciudadanos que tributan el IRPF, el jefe del Ejecutivo salió al paso para aclarar que su iniciativa tiene vocación de permanencia porque se trata de "un compromiso, no de una promesa". Frente a quienes le han acusado de "comprar votos" con su último anuncio electoral, Zapatero aseguró que quien opina de ese modo "insulta a la ciudadanía".

En una entrevista que concedió a TVE, el presidente explicó que, teniendo en cuenta la coyuntura económica y el nivel de ahorro público, es "conveniente" hacer una nueva reducción del impuesto "eficiente económicamente y fiscalmente moderada" para ayudar a más de 13 millones de personas y 8 millones de hogares, beneficiarios de la nueva propuesta. Según explicó, se trata de un compromiso "prudente y progresista" que responde a la lógica económica y a una situación de superávit en las cuentas públicas.

"Es un compromiso, no una promesa, una medida programática con vocación de permanencia para la próxima legislatura hasta que se produzca una reforma del IRPF", explicó Zapatero sugiriendo una reforma global de este impuesto. Respecto de los ciudadanos que se quedan fuera de esta iniciativa, como los autónomos, dijo que habrá que evaluar el impacto de la medida y de la reforma del Estatuto del Autónomo y estudiar la extensión de la deducción del IRPF a este sector.

"Si hay esta polémica por una rebaja de impuestos, qué pasará cuando haya que subirlos", señaló al tiempo que recordó que cuando el PSOE propuso el cheque-bebé hubo numerosas críticas pero "los mismos que elevaron el tono en el Parlamento eran los que luego pedían más". "Seamos serios", espetó, preguntándose si el PP votará en contra de este compromiso cuando llegue al Parlamento. Sobre las acusaciones que se han sucedido de que con su propuesta "compra votos", Zapatero replicó que quien así opina "insulta a la ciudadanía" y da muestra de una opinión "insólita" porque "no hay un solo ciudadano del que se pueda pensar que se le compra el voto".

El jefe del Ejecutivo hizo también gala de autocrítica de la que, por sus afirmaciones, está a la cabeza. "A veces me dicen, no sigas reconociendo errores", confesó recordando sus mea culpa por el retraso en las obras del AVE de Barcelona o su optimismo sobre el final de ETA un día antes del atentado de la T-4.

Entre la oleada de críticas al anuncio socialista destaca la de IU que, a través de su líder, Gaspar Llamazares, dijo que la promesa es incompatible con un pacto para formar Gobierno con el PSOE porque es una medida "injusta" y "temeraria". El candidato de CiU a las generales, Josep Antoni Duran i Lleida, incidió también en su visión negativa y tachó la propuesta de "despropósito".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios