La precampaña Acto en Sevilla de los presidentes del Gobierno central y de la Junta

Zapatero promete a las mujeres 1.200.000 empleos e igualdad salarial

  • El número uno socialista prevé una "gran victoria" y dice que las urnas castigarán "la discriminación de la derecha" · Chaves advierte que "nos jugamos la igualdad del PSOE o la desigualdad del PP"

Comentarios 17

La puja electoral está desbocada, el zoco del 9-M echa humo y Sevilla también se llevó ayer su ración de pompa futurible, de promesas de incierto porvenir. Más cuanto más rutilantes, como la de crear 1.200.000 puestos de trabajo femeninos. Palabra de José Luis Rodríguez Zapatero.

Fue en Sevilla, en un acto sectorial para ellas en nombre de la igualdad de género. "Se va a acabar que una mujer cobre un 20 por ciento menos que un hombre por el mismo trabajo". Fue el segundo, y último, compromiso para la legislatura en ciernes con el que arrostró ayer en la capital andaluza el candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno: nada de discriminaciones salariales.

Zapatero llegó una hora tarde al acto y nada mejor que algo de complicidad y otro poco de caña para congraciarse con la concurrencia. Uno: "Sabéis quién va a ganar el 9 de marzo? Las mujeres, así que ganaremos todos". Dos: "Perderá la política de discriminación que siempre ha hecho la derecha". Y bien agarrado al filón de los comentarios del portavoz de Economía del PP, Miguel Arias Cañete, sobre los camareros: "Les gustan las cosas de antes, la gente servil que baja la cabeza y dice sí a todo. Eso pasó a la historia".

Hubo intercambio de flores sin cuartel entre Zapatero y su entregado público, unos dos millares de mujeres. "Es difícil ser algo mejor en la vida que mujer andaluza", llegó a pontificar el candidato socialista a la reelección, que desgranó el credo que le motiva para seguir en la brecha: "Ante el machismo, implacable; ante la discriminación, inflexible; ante la igualdad, incansable". Enfrente, sólo la nada, "una oposición destructiva, intolerante, agresiva y la que más ha insultado en la historia de la democracia" . Al fondo, un optimismo irreductible: "Será una gran victoria" la del 9-M.

Presentado por la secretaria de Políticas de Igualdad del PSOE-A, Elia Maldonado, como el hombre que "mejor ha entendido a las mujeres y liderado la lucha por la igualdad", el candidato socialista a su quinta reelección a la Presidencia de la Junta, Manuel Chaves, precedió en el turno de intervención a Zapatero y centró su discurso en aunar empleo con igualdad, "la seña de identidad del socialismo democrático".

Chaves reiteró su promesa de conseguir en 2013 incrementar la tasa de ocupación femenina en 15 puntos, del 45 por ciento actual al 60 por ciento, y tiró de estadística para asear la última subida del paro en Andalucía: de los 540.000 empleos creados en esta legislatura, más de la mitad, 310.000, fueron ocupados por mujeres. Y recordó que en 1990 trabajaban en la comunidad 515.000 mujeres, que hoy se elevan a 1,2 millones.

En un foro agradecido, Chaves quiso reconocer la labor de "las miles de andaluzas que, queriendo, no pudieron trabajar fuera de su casa", "porque la mayoría no pudo escoger, pero su sacrificio ha permitido que sus hijas y nietas sí" decidan entre empleo y labores domésticas. El paquete de promesas socialistas hacia la mujer se completa con otras medidas que persiguen la conciliación de la vida laboral y familiar, gracias a medidas como la universalización del servicio de guarderías.

Y más allá de la vida familiar, promesas para las emprendedoras. Chaves dijo que si gana el 9-M, convocará a los representantes de empresarios y trabajadores para garantizar la paridad en los consejos de administración de las grandes empresas. Como ejemplo, puso su experiencia paritaria en el Gobierno andaluz. "Me ha ido de maravilla y las consejeras lo han hecho mejor que ellos, y que me perdonen los consejeros".

"El 9-M nos jugamos la igualdad, el PSOE, o la desigualdad, el PP", concluyó Chaves a modo de binomio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios