La colaboración con Francia altera el modo de operar de ETA

  • Europol detecta cambios en el método de reclutamiento, el uso de explosivos y el radio de actuación de la banda para eludir la cooperación policial con el país vecino

El cerco que para ETA ha supuesto la estrecha colaboración con Francia ha acabado por hacer mella en la banda. Los terroristas podrían estar modificando sus métodos de reclutamiento, el uso de explosivos y el radio de actuación para adaptarse a unas circunstancias que dificultan sus fórmulas tradicionales, según indicó ayer Europol en su informe anual sobre situación y tendencias del terrorismo. El informe, basado en las informaciones que España y el resto de Estados miembros proporcionan a la agencia policial europea, hace referencia a las actividades de ETA en Portugal, el uso preferente de explosivos caseros o la emisión de vídeos para captar a jóvenes activistas.

Así, aunque ETA sigue empleando Francia como "base logística", el informe indica que las autoridades portuguesas apreciaron una "incremento inusual" de las actividades de ETA en su territorio en la segunda mitad de 2007, si bien éstas "parecen haberse ceñido al alquiler de vehículos empleados posteriormente en operaciones". "Puede tratarse de un intento de ETA de evitar la detección de las fuerzas del orden en Francia y España", señala Europol, que recuerda que Madrid y Lisboa han replicado con equipos conjuntos de investigación.

En paralelo, el informe apunta que durante 2007 "las autoridades españolas apreciaron un descenso de el uso de explosivos comerciales en atentados relacionados con ETA". La banda ha empleado tradicionalmente una mezcla de explosivos comerciales y caseros, pero en sus últimos atentados se ha valido principalmente de los segundos.

"Este cambio puede ser resultado del aumento de medidas de seguridad adoptado por las autoridades francesas para proteger las fábricas y almacenes de explosivos y el transporte de explosivos, lo que impide a ETA tener acceso a explosivos comerciales", apunta el informe. Europol se hace eco también de que ETA difundió el pasado verano, poco después de anunciar el fin del alto el fuego, "varias versiones de un vídeo de reclutamiento en el que muestra algunas de sus actividades".

"El objetivo era probablemente animar a personas jóvenes a unirse a ETA. Este método de reclutamiento raramente ha sido visto en el pasado y puede indicar un nuevo modus operandi de ETA", señala. Europol constata, por otra parte, que la extorsión sigue siendo una "importante fuente de ingresos para ETA y recuerda que en 2007 los medios de comunicación españoles informaron de varias campañas al respecto del cobro del impuesto revolucionario.

Además, la agencia europea achaca a ETA 264 de los 583 atentados perpetrados en la UE durante el pasado año.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios