Una bomba etarra de escasa potencia estalla en un repetidor en Navarra

  • El Parlamento vasco homenajea a las víctimas para "deslegitimar el lado oscuro" de Euskadi

ETA quiso ayer ensombrecer el anuncio del nuevo Gobierno a su manera, con una nueva bomba-trampa de escasa potencia que explotó en un repetidor de telefonía móvil de la localidad navarra de Lapoblación. La banda terroista no consiguió su objetivo, ya que, según indicó la Delegación del Gobierno en la comunidad foral, los daños provocados por la deflagración "fueron mínimos". Al inspeccionar la zona, lo que más sorprendió a los artificieros de la Guardia Civil fue que los terroristas habían colgado dos carteles que preveían a los paseantes del peligro al que se enfrentaban si pasaban por allí. Uno en castellano decía Peligro bomba ETA, y otro en euskera Ez ikutu (No tocar).

La explosión se produjo sobre las once de la mañana en un repetidor de telefonía y televisión del municipio de Lapoblación, al sur de Navarra, según indicó un montañero que se encontraba cerca y que informó a la Benemérita de lo ocurrido. Inmediatamente se desplazaron hasta el lugar especialistas del Gedex de la Guardia Civil, que comprobaron que los terroristas habían hecho explotar un artefacto de "escasa potencia" que ocasionó daños "mínimos".

Asimismo, los agentes hallaron un segundo artefacto de parecidas características al primero que no llegó a explotar.

El Parlamento vasco inauguró ayer una exposición sobre víctimas del terrorismo, con casi un centenar de fotos, testimonios y películas, con la que se pretende "deslegitimar el lado oscuro de nuestra sociedad", según la presidenta de la Cámara, Izaskun Bilbao. Al acto acudieron representantes de todos los grupos excepto del PCTV y de Aralar, cuya única parlamentaria, Aintzane Ezenarro, no pudo asistir aunque apoya la muestra, según una nota de la Cámara de Vitoria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios