La lentitud de la negociación hace mella en los pescadores secuestrados en Somalia

  • "Cada día se intensifican las gestiones y los esfuerzos diplomáticos", informan desde el Gobierno central

Comentarios 1

El secuestro del pesquero español Playa de Bakio empieza a hacer mella en el ánimo de los 26 marineros cuando se cumplen cinco días desde que un grupo de piratas armados abordaron el atunero y apresaron a la tripulación, entre los que hay 13 españoles.

"Allí y aquí estamos fatal", confesaba ayer la hija del patrón, Amadeo Álvarez, a Radio Euskadi. "Nos llamó mi padre y nos dijo que físicamente están bien porque no les han hecho nada, pero...". Las familias de los marineros gallegos y vascos viven pendientes del teléfono mientras el Gobierno continúa con las gestiones diplomáticas para conseguir su liberación.

La subsecretaria de Exteriores, María Jesús Figa, está en contacto permanente con ellos, y las familias se muestras satisfechas con la información y la atención que el Ejecutivo les presta. "Esto puede tardar días como puede acabar hoy", comentaba la madre de uno de uno de los marineros, Jesús Albar. "Ojalá acabara". Las comunicaciones con los secuestrados fueron más sencillas los primeros días, pero después los atacantes optaron por permitir sólo breves llamadas.

Según el Gobierno vasco, las negociaciones evolucionan positivamente pero nadie confirma si los secuestradores -en torno a la decena y armados-, han puesto ya sobre la mesa una cifra para el rescate. Algunas fuentes hablan de un millón de euros.

Desde el Ejecutivo central la prudencia es tal que el comunicado oficial de ayer sólo indica que "cada día se intensifican las gestiones y los esfuerzos diplomáticos" y que la comunicación es constante. El embajador en Kenia, Nicolás Martín Cinto, que lleva dos días en la capital somalí, Mogadiscio, se entrevistó por segunda vez con el primer ministro somalí, Hassan Hussein, para coordinar todo tipo de actuaciones.

Aunque se ha puesto en marcha un dispositivo militar de vigilancia, el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, aseguró que "se descarta" cualquier otra vía de actuación que no sea la pacífica. Mientras, la fragata Méndez Núñez ya está en las proximidades del atunero. Según fuentes de Defensa, el navío va a actuar como centro de operaciones y unificará las comunicaciones y la toma de decisiones. Desde el aire, el avión Orión sobrevoló ayer por primera vez la zona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios