Los regantes del Ebro rechazan vender agua a la Generalitat

  • Buscan fórmulas para que el caudal no mengüe durante el minitrasvase a Barcelona

Los regantes de la cuenca del Ebro se comprometieron ayer, tras reiterar su rechazo a la venta de derechos, a buscar fórmulas para ahorrar agua con el objetivo de que no haya detrimento de caudal durante el periodo en que funcione la prolongación hasta Barcelona del minitrasvase de Tarragona. Así lo anunció el presidente de la Federación de Regantes de la Cuenca del Ebro, César Trillo, quien descartó que haya cesión o venta de derechos de agua y explicó que se trata de un acuerdo voluntario de los regantes, que deberá ser ratificado en una asamblea que se convocará previsiblemente durante la segunda semana de mayo.

El pacto se cerró por la tarde en una reunión entre representantes del Gobierno, la Generalitat, la Confederación Hidrográfica del Ebro y los regantes. El secretario de Estado de Medio Rural y Agua, Josep Puxeu, declaró que el pacto permitirá afrontar la "gravísima sequía" de las cuencas internas de Cataluña, que afecta a "la población no sólo de Barcelona sino de sus áreas metropolitanas, con más de seis millones de habitantes", sin restar "ni un metro cúbico más" a la concesión del Consorcio de Aguas de Tarragona, que gestiona el ministrasvase.

Puxeu resaltó que el compromiso "solidario" de los regantes para optimizar el uso del agua facilitará destinar a Barcelona los "recursos necesarios que ya están habilitados en la concesión de aguas de Tarragona" de manera "temporal", durante el otoño y hasta la próxima primavera, sin provocar afecciones al Ebro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios