Aprueban un 'céntimo solidario' para la regeneración del acuífero del Poniente

  • En dos años, los regantes de esta comarca utilizarán más de 50 hectómetros de otras fuentes

Representantes de la Junta Central de Usuarios del Acuífero del Poniente. Representantes de la Junta Central de Usuarios del Acuífero del Poniente.

Representantes de la Junta Central de Usuarios del Acuífero del Poniente. / javier alonso

Con el marco del Día Mundial del Agua, que se conmemora mañana, la Junta Central de Usuarios del Acuífero del Poniente Almeriense (JCUAP) presentó ayer una iniciativa innovadora, con el objetivo de recuperar las diferentes masas de aguas subterráneas. Se trata del primer plan comarcal para la recuperación del acuífero, un reto pendiente desde hace décadas para el sector hortofrutícola almeriense, que ha visto cómo la persistente sequía de los últimos años ha hecho aún más mella en los niveles freáticos y en la calidad del agua para riego, cada vez con mayor salinidad debido a la escasez.

Los regantes del Poniente almeriense han decidido coger al toro por los cuernos. "Dejaremos de extraer una cantidad importante de agua para que nuestros hijos puedan seguir viviendo aquí, para que nuestro modelo agrícola, referente en innovación, sea también referente en sostenibilidad económica, social y medioambiental", apuntó el presidente de la JCUAP, Manuel García Quero.

El agua del acuífero superior se mezclará con otros para la mejora de su calidad

Para ello, los regantes anunciaron la puesta en marcha de una cuota voluntaria de un céntimo por cada metro cúbico consumido, que servirá para financiar el uso de otros recursos hídricos, lo que garantizará la supervivencia del acuífero del Poniente, una zona con una superficie de cultivo de alrededor de 20.000 hectáreas. De esta forma, se implanta una cuota solidaria, pues todos los regantes se comprometen al pago de este céntimo, independientemente de la mayor o menor necesidad que tengan del agua del acuífero, beneficiándose el conjunto de todos ellos.

Con este céntimo por metro cúbico se financiará la diferencia entre el precio del agua de pozo y otras aguas como las reutilizadas, procedentes de las estaciones depuradoras, y la desalada de la planta de Balerma. Los nuevos recursos hídricos que se suman son 7 hectómetros cúbicos de agua desalada, 7,5 del embalse de Benínar y 2 de la Balsa del Sapo. En total, 16,5 hectómetros cúbicos a los que hay que sumar 4 hectómetros cúbicos más procedentes del acuífero superior, que es excedentario.

Además de los recursos hídricos que se incorporan directamente al riego, la reducción de las extracciones se apoya en los más de 9 hectómetros cúbicos de agua desalada que los ayuntamientos de Roquetas de Mar, Vícar y El Ejido consumirán a lo largo de este mismo año. Con los nuevos recursos para riego y abastecimiento urbano, la Junta Central de Usuarios del Poniente dejará de extraer en 2017 hasta 30 hectómetros cúbicos. En condiciones normales, estas cantidades se mantendrán en 2018, aunque está previsto incrementar en 10 hectómetros cúbicos más el consumo de aguas depuradas y elevar de 7 a 13,5 el hectómetros cúbicos el consumo anual de agua desalada entre todos los usuarios (riego y abastecimiento).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios