Elección de interventores y del Comité de Recursos

  • La entidad explica todas las actividades enmarcadas en el Fondo Social que realizó durante 2008, con 11,5 millones

La Asamblea General Ordinaria que celebró ayer Cajamar acogió la elección, como cada tres años, de los interventores y los miembros del Comité de Recursos, que permancerán por otros tres años. Los delegados asistentes a la Asamblea eligieron a como interventores titulares a Carlos P. de la Higuera Pérez, Eduardo López Godoy y María Gádor Villalobos Megías, ésta última como representante de la Hermandad Farmacéutica Almeriense; y como suplentes, Cristóbal Guerrero Martín, Emilio Villegas López y Nicolás Toribio Calvo.

Por su parte, para el Comité de Recursos fueron elegidos como titulares Emilio Martínez Llamas, María Josefa Flores Domínguez, Eloy A. Ruiz Aguilera, Domingo García Fernández y Julio Zapata Conesa, y como suplentes Rafael Morales Ocaña, Jose Miguel Carreño Vázquez y Francisco Pérez Molina, en un acto perfectamente estructurado y organizado, para el que se dividió a los delegados asistentes en dos mesas, cuyos votos se introdujeron mediante dos tipos de sobre, amarillo y verde (el mismo color corporativo de Cajamar), por bloques de apellidos, de la 'A' a la 'L', y de la 'J' a la 'Z'.

Además, durante la Asamblea, se hizo un exhaustivo repaso acerca de la aplicación del Fondo Social de la entidad almeriense durante 2008, para el que dedicó 11,5 millones de euros, tal como explicó Carmen María Rodríguez, directora del Gabinete de Presidencia. "Durante este último año, hemos querido transmitir a nuestros socios, trabajadores y clientes, que el desempeño social de la entidad es la única razón de ser de nuestra organización. Porque somos una cooperativa, porque somos una caja rural, porque somos una empresa de economía social: son los rasgos sociales que nos definen, los que orientan nuestra actividad financiera", afirmó.

Las iniciativas más novedosas partieron de la propia plantilla, más de 4.000 trabajadores: el Provoca (Plan de Voluntariado Corporativo de Cajamar), que moviliza el talento y la sensibilidad de muchas personas de la entidad, que ya han participado en más de 700 actuaciones de voluntariado activo. Y la más innovadora, la Caja del Tiempo, emulando, casi, casi, al protagonista de la obra de Fernando Trías de Bes, 'El vendedor de tiempo', para intercambiar, precisamente, tiempo, entre compañeros de Cajamar y sus familiares.

Además, el Equipo Solidario de Cajamar, basado en la filosofía de fomentar la solidaridad sin intermediarios, con total transparencia y sentido de la participación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios