Frente común de las cuatro regiones que venden el 90% del tomate a la UE

  • Andalucía, Murcia, Valencia y Canarias sellan un documento en defensa de la industria hortícola por considerarlo un "sector estratégico económico y social", aparcando las siglas políticas

Las comunidades de Andalucía, Murcia, Valencia y Canarias dieron ayer un ejemplo de gestión política aparcando sus diferencias ideológicas y sellando un frente común en defensa del sector hortofrutícola español, una iniciativa sin precedentes y que tuvo su epicentro en Almería, de la mano del consejero de Agricultura de la Junta de Andalucía, Martín Soler.

El almeriense convocó a sus homólogos de las regiones más productoras de tomate en España, Murcia, Valencia y Canarias, que junto a Andalucía suman, en conjunto, 2,01 millones de toneladas de producción de tomate, lo que supone el 87,4% del total nacional, mientras que las exportaciones a la Unión Europea superan las 800.000 toneladas, el 90,8% de las ventas de tomate al mercado europeo.

Poco importó ayer que unos fueran del PSOE y otros del PP y Coalición Canaria. Como un bloque, firmaron la 'Declaración en defensa del sector español productor y exportador de tomate fresco'. Una rúbrica con el sello del anfitrión, Martín Soler, felicitado por el resto de representantes regionales por su iniciativa para defender la agricultura nacional, considerado por todos como un "sector estratégico económico y social".

Junto a la estampa de Soler, la del consejero de Agricultura murciano, Antonio Cerdá, la consejera del ramo del Gobierno de Canarias, María del Pilar Merino, y el director general de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de la Generalitat Valenciana, Manuel Laínez.

"El contenido de la declaración responde a lo que el sector pide, de la 'a' a la 'z', tanto por parte de Asaja, Coag y UPA, como de Fepex, recoge todas las aspiraciones del sector", explicó Soler tras la firma.

A partir de ahí, la hoja de ruta marcada, según explicó el consejero de Agricultura de la Junta de Andalucía, caminará en los próximos días hacia la remisión del documento al Gobierno (a través de carta a los ministros del Medio Ambiente, Rural y Marino; Industria, Turismo y Comercio; y Exteriores) y se continuará con la sensibilización de la opinión pública hasta llegar a la comisaria europea, Mariann Fischer, para hacerle ver el impacto que tendrá en el empleo y en la economía "en unas provincias muy concretas" si la negociación con Marruecos por la renovación del Acuerdo de Asociación resulta favorable al país norteafricano.

Además del documento interregional, la consejera de Canarias recordó que otros países productores de tomate también han hecho llegar un documento para que la Comisión Europea cumpla los acuerdos actuales y cumpla las condiciones del actual acuerdo, entre los que destacó Francia, Bélgica, Holanda o Polonia. Curioso, que siendo países competidores directos de España, ahora pasen a ser los principales aliados de los agricultores nacionales para presionar a la UE frente a la liberalización del comercio con Marruecos.

Las palabras más duras llegaron del consejero de Agricultura de Murcia, quien calificó de "hipócrita" la política agraria de la UE por "autoexigirnos mucho y nada a los de fuera", además de afirmar que "estamos convirtiendo en burócratas a los agricultores para que consigan ayudas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios