La Junta proyecta 19 medidas para la gestión y reducción de los restos vegetales

  • Agricultura y Medio Ambiente destacan las medidas puestas en marcha junto al sector hortícola tras la aprobación de Plan de 2016

La Junta quiere fomentar la creación y mejora de plantas intermedias de acondicionamiento. La Junta quiere fomentar la creación y mejora de plantas intermedias de acondicionamiento.

La Junta quiere fomentar la creación y mejora de plantas intermedias de acondicionamiento. / javier alonso

Las consejerías de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural y de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio han puesto en marcha un total de 19 medidas destinadas a la gestión y reducción de los restos vegetales procedentes de invernaderos en el litoral oriental andaluz. Estas actuaciones son el resultado de un trabajo colaborativo con organizaciones profesionales agrarias, cooperativas y asociaciones de productores, transportistas, etc, así como de las distintas administraciones implicadas, local y regional, con quienes se ha mantenido recientemente una última reunión en Almería. El resultado de este trabajo garantiza la apuesta decidida del Gobierno andaluz por un mecanismo de participación y colaboración público-privada junto con las diferentes administraciones.

Ambos departamentos de la Junta de Andalucía trabajan en este sentido desde hace tiempo. Así, la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural ha posibilitado, en concreto, la puesta en marcha del proyecto Frutilados mediante la venta de una parcela en condiciones ventajosas al Ayuntamiento de El Ejido (Almería) que, a su vez, se lo ha cedido a la sociedad Frutilados del Poniente para la construcción de una planta de tratamiento de descartes de tomates para su transformación, en forma de ensilado, en un alimento nutritivo y fácil de digerir para el ganado ovino de la zona norte de la provincia.

El objetivo general de todo ello es realizar una gestión sostenible a través del tratamiento y reducción de estos restos vegetales bajo la perspectiva de la economía circular (estrategia de economía eficiente en el uso de los recursos). Además, éstas se orientan a un impulso de la investigación, la formación y la transferencia de resultados en este ámbito y a una apuesta por potenciar la gobernanza administrativa mediante la mejora de las relaciones entre la Administración y la ciudadanía.

Todas las actuaciones son una consecuencia del acuerdo adoptado en Consejo de Gobierno Andaluz en septiembre de 2016. Entre las medidas, se encuentra la convocatoria por parte de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de líneas de acción para poner a disposición de los agricultores equipos específicos que permitan mejorar la gestión de los restos vegetales en el propio invernadero. De igual modo, se fomenta la creación y mejora de plantas intermedias de acondicionamiento previo a la valorización de los mismos por parte de agrupaciones de agricultores. Todo ello, financiado tanto a través de operaciones del Programa de Desarrollo Rural (PDR) de Andalucía 2014-2020 como de los programas operativos de las Organizaciones de Productores de Frutas y Hortalizas (OPFH).

Estas dos líneas de acceso a financiación incluyen novedosas operaciones agroambientales para la valorización de los restos vegetales a través del compostaje y el abonado en verde (abonado a través de restos vegetales de los cultivos que proporcionan materia orgánica al suelo), así como mejorar la gestión posterior de los restos mediante el fomento del uso de rafias biodegradables. De forma paralela, la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio trabaja en el diseño de operaciones que permitan adquirir equipos necesarios para el autocompostaje de restos vegetales en las explotaciones. En la reunión celebrada en Almería, este departamento informó también de los trabajos y actuaciones que, junto con el resto de administraciones y agentes implicados, se realizan para la recuperación y gestión sostenible de los cauces de las provincias de Granada y Almería.

El plan de gestión de restos vegetales es una estrategia que pretende dar solución al problema de los restos desde la perspectiva de la economía circular, que pretende impulsar el aprovechamiento integral de lo que hasta ahora son desechos y otros recursos de los sectores agroalimentario, pesquero y forestal como materias primas para la fabricación de productos de valor añadido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios