Koppert incrementa su facturación un 45% empujada por el control biológico

  • Ha vendido por valor de 24 millones de euros al cierre de 2007 · La empresa obtuvo un beneficio de 900.000 €, un 50% más que en 2006 · Ha dado servicio a 4.000 hectáreas de cultivo en Almería

La multinacional holandesa Koppert, dedicada a la comercialización de fauna auxiliar para la protección biológica de los cultivos y la polinización natural, está concentrando todos sus esfuerzos hacia la nueva apuesta que ha iniciado el campo almeriense, que ha virado hacia fórmulas de producción más ecológicas, en detrimento del uso de productos fitosanitarios.

Con esta filosofía empresarial, Koppert ha facturado 24 millones de euros en Almería en 2007, un 45% más que en 2006; unas ventas que ascienden a 26,5 millones sumando la delegación canaria.

La firma ha volcado sus esfuerzos en los mecanismos de producción integrada y control biológico por las necesidades del mercado, adaptándose a la crisis que se originó como consecuencia de los residuos en pimiento.

Esta situación ha supuesto que Koppert se concentre en los mecanismos de lucha biológica en pimiento, cuya eficacia supera ya el 90% en la provincia.

En concreto, la empresa dio servicio durante la pasada campaña a 3.982 hectáreas de cultivo bajo plástico en Almería, en su mayoría, para pimiento, con 2.500 hectáreas; seguido de pepino, con 420; tomate, con 300; berenjena, con 225; melón y sandía, con 200; calabacín, 190; judía, 85; plantas ornamentales, 10; y aguacate, dos hectáreas.

La delegación de Koppert en Sevilla también trabajó por el campo de aquella provincia, aunque en menor medida, con un total de 185 hectáreas, en su mayoría, de fresa (100).

En la campaña hortofrutícola de la primavera de este año, la multinacional holandesa está prestando sus servicios y experiencia en más de 1.450 hectáreas de invernadero almeriense, destacando las 760 hectáreas de melón y las 435 de sandía, que en conjunto suman 1.195 hectáreas, lo que supone que esta superficie se haya multiplicado por seis en comparación con el año pasado.

La empresa obtuvo unos beneficios de 900.000 euros al término de 2007, un 50% más que los generados en 2006. Koppert cuenta con una plantilla de 81 personas en la provincia.

El Departamento de Investigación y Desarrollo de Koppert es una de las piezas claves dentro de la estructura empresarial como herramienta de futuro, siempre a la vanguardia y en busca de los últimos avances aplicables al campo para optimizar los rendimientos de los agricultores, cada vez más asfixiados por los costes de producción y el estrechamiento de los márgenes comerciales.

En este sentido, se están realizando ensayos en todos los cultivos, después de los buenos resultados obtenidos en pimiento, aunque el cambio del control químico al biológico es más lento en estos, ya que no hay una exigencia tan fuerte en el mercado.

A pesar de ello, el tomate y el pepino vienen pisando fuerte y cada vez cuentan con más superficie cultivada mediante mecanismos que utilizan fauna auxiliar.

El último tratamiento que ofrece Koppert para el control de la tuta absoluta, la polilla del tomate, consiste en combinar varios métodos: la lucha biológica, a través del insecto Nesidiocoris tenuis, un chinche depredador, que produce la compañía en España, que demostrado ser un eficaz revulsivo comiéndose huevos y larvas. En los ensayos realizados por Koppert, cada chinche adulto puede depredar más de 50 huevos en 24 horas.

También ofrece un trampeo masivo de adultos con feromonas, que captura a los machos y evita la reproducción, así como el uso de fitosanitarios compatibles y respetuosos con los agentes de control biológico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios