TPM toma un nuevo impulso y factura ya 112 millones

  • La empresa, líder en plástico para invernadero, produce al año 60.000 toneladas y posee 330 empleados

El grupo empresarial TPM, especializado en la fabricación de plásticos para su uso en invernadero, está trabajando en la línea marcada por el campo almeriense, hacia una producción más ecológica y respetuosa con el medio ambiente.

La compañía, líder en su sector, cuenta con una experiencia de más de 30 años y comercializa su producción a través de las marcas Torres Film, Plastimer, Macresur y Geobasa.

El grupo posee dos líneas de negocio, una industrial y otra agrícola. Desde las dos plantas que tiene en Almería se centra en la fabricación agrícola, para lo que cuenta con una factoría en La Mojonera, con 80 trabajadores, y otra en el Polígono Industrial de La Redonda (El Ejido), con 70.

El área de negocio industrial se encuentra en Torrent (Valencia), donde elabora films retráctiles, láminas, fundas, bolsas y sacos con la máxima calidad de impresión, hasta la elaboración de productos diseñados y formulados específicamente según las necesidades de los clientes. Allí dispone de 180 trabajadores.

TPM tiene un volumen de producción de 60.000 toneladas de artículos plásticos al año y ha facturado 112 millones de euros al cierre de 2007.

La empresa otorga una notable importancia a la investigación, la innovación y el desarrollo de nuevos productos, un área al que dedica alrededor del 20% de sus inversiones totales cada año.

En este departamento se han obtenido las mejoras que se aplican en sus últimos productos, dirigidas hacia la tecnología fotoselectiva o la solarización, que contribuyen a disminuir e, incluso, eliminar el uso de productos fitosanitarios.

El empleo de acolchados reduce también el consumo de agua en las explotaciones. Ahí, TPM es pionera en la nueva línea 'Oxobiodegradable', con la que los acolchados no tienen que retirarse del campo, sino que se incorporan a la tierra sin modificar su estructura, transformándose en materia inerte y en agua, lo que se traduce en "uno de los milagros científicos de la plasticultura moderna", explica el presidente de TPM, Antonio Pérez.

La empresa apuesta por el desarrollo sostenible, por lo que está asociada a Cicloagro y Cicloplast, a través de las cuales se retiran los plásticos obsoletos del agricultor de forma gratuita, que posteriormente se incorporan a la cadena de producción, principalmente para elaborar productos para la construcción. El plástico se cambia cada tres años, por lo que el campo almeriense recicla de media algo más de 20 millones de kilos de plástico cada año.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios