La ola de calor en el sur de Europa adelanta la cosecha hortofrutícola

  • La oferta todavía abunda en los mercados, pero la escasez de producto es inminente

Los pimientos, los tomates y las berenjenas comenzarán a escasear en Europa tras la etapa de abundancia. Los pimientos, los tomates y las berenjenas comenzarán a escasear en Europa tras la etapa de abundancia.

Los pimientos, los tomates y las berenjenas comenzarán a escasear en Europa tras la etapa de abundancia. / javier alonso

A pesar de que la temperatura ha dado una tregua en España en los últimos días, apenas ha sido un espejismo y el mercurio ha vuelto a su bir. La prolongada ola de calor que está sufriendo el sur y el este de Europa ha tenido importantes efectos sobre el cultivo y la comercialización de frutas y hortalizas, en especial en Italia y la zona de los Balcanes. Algunos cultivos llevan varias semanas de adelanto, motivo por el cual la oferta de frutas y hortalizas ha aumentado en algunos países, provocando una caída de precios. Sin embargo, a largo plazo, esta situación prolongada de calor podría provocar una enorme escasez, tal y como recoge el medio digital especializado Freshplaza.

Hasta el momento, once países europeos han declarado alertas por la ola de calor conocida como Lucifer. La escasez de agua es un problema creciente y ha llovido mucho menos de lo habitual, algo que en España y, en concreto, en el sureste de la península, lleva meses amenazando la supervivencia del sector agro y el comienzo de la campaña 2017-2018.

Las cosechas han sufrido daños por esta causa y los productores esperan pérdidas y reducción de los calibres, aunque todavía es pronto para conocer su alcance. Entre los competidores españoles, Italia está soportando especialmente estas condiciones extremas. En junio sufrió el ataque de la sequía, que dio lugar a una situación crítica. A ello se le sumaron las pésimas condiciones meteorológicas de julio.

En los Balcanes, Italia y Grecia, las temperaturas superan los 40 grados centígrados, por lo que las cosechas se marchitan. En Italia, hacía 60 años que el tiempo no era tan seco. El medio italiano Telenord informa de que muchas frutas y hortalizas están madurando más rápido que en los años anteriores. En el mercado todavía se puede encontrar mucho producto fresco, pero determinados productos comenzarán a escasear en las próximas semanas, como, por ejemplo, los tomates, las berenjenas y los pimientos. Además, el calor también afecta a las cosechas de otoño e invierno, como las coles y las hortalizas de hoja.

Todo ello beneficia indirectamente a los agricultores almerienses que hayan optado por cultivos tempranos, pues pueden encontrarse con una situación de mercado favorable en cuanto a la escasez de producto y, por lo tanto, cotizaciones elevadas.

En Italia, a comienzos de agosto, los precios se han desplomado. Las sandías cuestan menos de 10 céntimos por kilo, los melones menos de 30 céntimos. El calabacín, el pimiento y los tomates se pueden adquirir a precios baratos. En junio y julio, se cosecharon al mismo tiempo muchas frutas y hortalizas y ahora están inundando el mercado.

En España, la ola de calor de España no es grave para la agricultura, aunque sí que se están sintiendo sus efectos en cierto modo. Ya ha provocado que se adelante la cosecha de la fruta de verano y que unas zonas productoras choquen con otras, así como una gran concentración de la oferta a principios de verano. Las cotizaciones del melón y la sandía están empezando a recuperarse, aunque puede ser demasiado tarde para compensar las bajas cotizaciones iniciales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios