"La competencia por el suelo, un riesgo para el crecimiento de la provincia"

  • Soriano apunta que el sol ha sido el recurso clave en el auge de sectores como la agricultura y el turismo

Comentarios 0

Manuel Soriano Baeza, director de Desarrollo Sostenible de Holcim España, expone las líneas principales de la gestión de los recursos en Almería, provincia con la que tiene gran vinculación. Soriano dibuja la dirección para conseguir un desarrollo sostenible y equilibrado.

-¿Cuáles han sido las claves del modelo actual de desarrollo a nivel mundial?

-Hasta ahora nuestro modelo de desarrollo ha estado basado en el consumo intensivo de recursos, de tal forma que el consumo de éstos ha crecido en una proporción igual o superior al aumento del nivel de vida. Solamente una iniciativa combinada y simultánea de innovación y consumo responsable de recursos puede cambiar los patrones de este modelo de desarrollo que no puede ser calificado sino como insostenible.

-¿Cómo se están empleando los recursos en el modelo de desarrollo de Almería?

-Como era lógico esperar el modelo de desarrollo de Almería también ha estado basado en el empleo intensivo de los recursos naturales, principalmente el suelo, el agua, los minerales y los combustibles fósiles, que han sido los elementos esenciales para el desarrollo de la agricultura, el turismo, la construcción, la industria de la piedra ornamental y del cemento y la generación eléctrica pero tiene algunas características notables que conviene resaltar.

En primer lugar, el recurso más intensamente empleado en el desarrollo de Almería es la radiación solar, un recurso de flujo de naturaleza permanente y por tanto renovable que ha sido el factor clave para la agricultura y el turismo. Este recurso renovable es también susceptible de nuevas aplicaciones como la producción de energía eléctrica fotovoltaica o termosolar. En segundo lugar hay que decir que los productos agrícolas, uno de los principales pilares del desarrollo provincial, son también recursos renovables de ciclo muy corto y que, por tanto, pueden mantenerse indefinidamente si se dispone de los recursos adicionales que los hacen posible, esencialmente el suelo y el agua.

-Háblenos de los riesgos del modelo de desarrollo de la provincia.

-Desde el punto de vista del empleo de los recursos, el primer riesgo que destacaría es la competencia por el suelo, recurso menos renovable de los que disponemos, entre la agricultura, la construcción y el turismo. La solución compete a las administraciones que con una visión a largo plazo y un compromiso con el desarrollo sostenible han de realizar la ordenación del territorio que permita un modelo de desarrollo equilibrado y permanente. También la escasez de agua dulce, factor esencial para la agricultura, el turismo y la construcción. El agua puede transvasarse desde los lugares donde abunda, como nos demostraron los romanos con sus obras hidráulicas, o bien obtenerse como producto a partir de un moderno proceso industrial de desalinización, como lo hacen en Israel y de los cuales hay ejemplos paradigmáticos en Almería.

-¿Cómo debemos aprovechar nuestros recursos para garantizar un desarrollo sostenible de Almería?

-Las oportunidades de desarrollo están en el empleo racional de los recursos disponibles y en la innovación que permita un aprovechamiento ecoeficientes de esos recursos. La radiación solar y el viento, son recursos naturales que pueden emplearse intensivamente en la producción de energías eléctricas renovables.

El aprovechamiento de las biomasas provenientes de la producción agrícola representa también una oportunidad de desarrollo. Los residuos son recursos susceptibles de utilización para generar energía cuyo proceso soluciona a la vez el problema ambiental que representa la gestión de los residuos. El empleo de los recursos minerales de Almería, base de la industria de la piedra ornamental y de la producción de cemento, es un pilar básico del desarrollo actual de la provincia y representa también una oportunidad de desarrollo futuro siempre que se respeten criterios de sostenibilidad en las explotaciones.

El empleo del suelo con criterios racionales será un factor determinante para conseguir un desarrollo equilibrado que permita un modelo de construcción sostenible que se configure como una ventaja competitiva para ofrecer una oferta turística y residencial de calidad. En este sentido viene a cuento una reflexión de Salvador Rueda, director de la Agencia de Ecología Urbana de Barcelona: "Hay que hacer ciudades no urbanizaciones".

más noticias de FINANZAS Ir a la sección Finanzas »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios