La extracción del mineral supone una realidad básica y sostenible

  • El coste de los proyectos de restauración orientados a conservar la naturaleza oscila entre los 1.500 y 6.000 euros por hectárea · La explotación debe constituir un proyecto de futuro a largo plazo

Comentarios 0

Los áridos son el segundo producto más consumido a nivel mundial, después del agua. Su uso está destinado en mayor medida a la fabricación de hormigón para la construcción, aunque también se emplea, por ejemplo, para fabricar vidrio y acero. En Almería se producen anualmente 8,3 millones de toneladas y el consumo se establece en 8,4 millones de toneladas por año. "En la provincia se consumen 13,7 toneladas de áridos por habitante al año", especifica el director general de la Asociación de Empresas Fabricantes de Áridos y Afines de Andalucía (AFA), Carlos Ramírez.

El presidente de la Asociación Provincial de Industrias de Áridos y Afines, Antonio Jiménez, destaca la compatibilidad del sector con el medio ambiente: "Se trata de una actividad en que la contaminación es menor que en otros ámbitos ya que sólo se trata de utilizar un recurso natural".

La Guía de buenas prácticas medioambientales en la industria extractiva europea, editado por la Dirección General de Política Energética y Minas del Ministerio de Economía, expone como ejemplos de utilidad de los minerales y rocas además de los citados, la producción de azúcar y PVC. En este sentido, para la producción de un kilogramo de azúcar son necesarios 200 gramos de caliza, mientras la industria europea del PVC requiere 650.000 toneladas de carbonato de calcio cada año.

La industria extractiva de Almería registró un volumen de negocio de 32 millones de euros al cierre de 2006, sin incluir el sector del transporte, que de tenerlo en cuenta la cifra sumaría los 52 millones de euros.

Pero con la explotación de canteras no concluye la actividad de los trabajadores del sector. La calidad de los proyectos de restauración orientados a conservar la naturaleza, cuyo coste puede estimarse, como media, entre 1.500 y 6.000 euros por hectárea, es una preocupación constante para los responsables de las canteras por la gran cantidad de aspectos que tienen que considerar, como la plantación de especies vegetales raras o locales que habrán de convivir con plantaciones existentes menos adecuadas, reintroducción de aves o la creación de espacios naturales orientados al gran público, entre otros.

Un ejemplo de restauración de canteras se da también en uno de los mayores sectores económicos de la provincia, el mármol. En esta línea, en la Comarca del Mármol en Almería se ha llevado a cabo la creación de infraestructuras de recogida de aguas y de riego para las semillas plantadas, árboles y arbustos con el fin de conseguir una cobertura vegetal adecuada.

más noticias de FINANZAS Ir a la sección Finanzas »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios