Las importaciones de Marruecos timan en más de 6 millones a la UE en tres años

  • El país africano evade el pago de la entrada de tomates en la UE que no comunica · Coexphal planea manifestarse de no producirse en breve un encuentro en la Comisión Europea

No desde ayer, ni desde hace dos meses, sino hace cinco años que la Asociación Provincial de Empresarios Cosecheros-Exportadores de Productos Hortofrutícolas de Almería (Coexphal) comenzó a movilizarse en contra de las importaciones "fraudulentas" de tomate de Marruecos.

Coexphal presentó ayer las acciones emprendidas desde el seno de Fepex, de la que la asociación almeriense ostenta la vicepresidencia, para contrarrestar los continuos incumplimientos cometidos por Marruecos en el Acuerdo de Asociación con la Unión Europea. Las denuncias comenzaron en febrero 2004 con un escrito dirigido a la Oficina Europea de Lucha Contra el Fraude (OLAF) en el que Fepex comunica: "Las importaciones de tomates de Marruecos no están siendo gravadas con los derechos adicionales a la importación previstos en el artículo 33 del Reglamento (...) causando un grave fraude a los recursos comunitarios y un grave perjuicio al sector productor español de tomate".

En diciembre de 2007 la OLAF confirma el fraude a la importación de tomates de Marruecos: "El método de cálculo adoptado por los importadores no tenía otro objetivo que el de evitar el pago de derechos adicionales normalmente exigibles. Esta posición de la Comisión viene a reforzar las constataciones iniciales, justificando que se lleve a cabo un procedimiento de recuperación". Pero escritos posteriores demuestran que la Comisión Europa no actúa.

El acuerdo preferencial de la UE con Marruecos sitúa el precio de la entrada de tomate a 46 céntimos el kilo, mientras que para el resto de países extracomunitarios se sitúa en los 63 céntimos el kilo. "¿Cómo es posible que entre a 46 céntimos y que se venda en el mercado a 35 céntimos?", cuestiona el gerente de Coexphal, Juan Colomina, quien añadió: "El fraude cometido a la Hacienda Comunitaria por los importadores franceses y marroquíes desde 2004 hasta 2007 asciende a 6 millones de euros. Marruecos falsea los datos".

Según detalló el gerente de la asociación, además de en el precio se estafa en el volumen de kilogramos. Con datos a fecha de 24 de febrero de 2009, Marruecos comunica la entrada de 111.000 toneladas de tomate en la UE, sin embargo, el servicio de aduanas comunitarias contabiliza unas 161.000, mientras con cifras valoradas por las asociación almeriense suman 200.000 toneladas. En esta línea, el país africano declara 50.000 toneladas menos de acuerdo a las cifras oficiales y unas 80.000 menos según las estimaciones de Coexphal.

"Estos datos aclaran que primero Marruecos incumple el acuerdo, segundo que la Comisión no controla el cumplimiento del acuerdo, y tercero que la Comisión Europea muestra poca voluntad de que se cumpla este acuerdo", sentenció Colomina.

Después de infinidad de escritos y denuncias tanto a la Comisión Europea de Agricultura en general como a la propia Fischer y de reclamar la modificación del reglamento por el que se regula este cometido, Coexphal considera que ha llegado el momento de emprender acciones "más contundentes y duras".

La asociación almeriense ya se ha reunido, para analizar el incumplimiento en las importaciones, con el delegado provincial de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía en Almería, Juan Deus, con el secretario general de Agricultura y Ganadería de la Consejería de Agricultura y Pesca, Dimas Rizzo, y ahora desean una tercera reunión con los responsables de la Comisión Europea en breve, "sino plantearemos acciones en la calle", manifestó Colomina. Según éste, las negociaciones sobre el nuevo acuerdo UE-Marruecos está paralizado, pero existe el riesgo de que de repente en dos días se ratifique sin dar opción a que se reaccione.

El gerente de Coexphal aclaró que esta acción no se llevaría a cabo en contra del Gobierno español, aunque sí reivindicarían acciones más enérgicas de protesta por parte del mismo, pues son conscientes de que tanto la posición de la Junta de Andalucía como del secretario de Estado de Medio Rural y Agua, Josep Puxeu, están del lado de los productores españoles, más tras la "dura" carta remitida a la comisaria europea de Agricultura, Mariann Fischer por parte de Puxeu.

Coexphal exige un aumento de la vigilancia por parte de la Comisión Europea para el cumplimiento y aplicación del artículo 6 del protocolo 1 del Acuerdo de Asociación de Unión Europea y Marruecos, que establece que en caso de perturbación grave de los mercados, que es lo que está ocurriendo, la Comunidad adopte medidas al respecto. Asimismo, reclama el pago de los derechos de Aduana Adicionales devengados en el marco del régimen de precios de entrada, instando para ello a las autoridades aduaneras de España y Francia que es por donde entran los tomates. "Son éstas la que tienen que impedir que se cometa ese fraude". Por último pide que se vigile que el valor global de la exportación y que se corresponda con la situación real de los mercados, así como que de forma urgente se acometa la reforma del régimen de precios de entrada para impedir que se produzcan fraudes.

"Tan importante es el cumplimiento de los acuerdos como su contenido, porque lo importante es vigilar por su cumplimiento. De igual modo sucede con las concesiones, son tan importantes como que se vigile su cumplimiento", reiteró Colomina.

De cara a hacer los productos almerienses y españoles en general más competitivos, Coexphal indica que el sector debe modernizarse de forma inmediata y para ello necesita ayudas comunitarias accesibles, suficientes y que se pueda disponer de ellas. Por otro lado, la asociación advierte de que la crisis está poniendo en riesgo a los países, de los cuales, muchos responden devaluando la moneda, acto que no puede hacer España por estar en la zona euro. "Marruecos y Egipto si pueden hacerlo, con lo cual el abismo de competitividad entre esos países y España será mucho mayor. Por lo tanto, se pide medidas que corrijan estas diferencias", concluyó Colomina.

Respecto a la compra de tomate marroquí por parte de comercializadoras almerienses, Coexphal lo respalda por estar dentro de la legalidad, siempre y cuando se cumplan los acuerdos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios