AUTOMOVILISMO l Entrenamientos de Fórmula 1 en el Circuito de Jerez

Ambiente de Gran Premio hasta en la grada

  • Los aficionados acuden desde temprano para animar a Alonso

El Circuito de Jerez vivió ayer un día grande, una jornada que recordó aquellas cuando aún albergaba al circo más veloz del universo de forma oficial. Desde Michael Schumacher -con muchos años y varios Mundiales más a sus espaldas que cuando se dejó un título en aquella curva con Villeneuve- hasta Fernando Alonso -el ídolo que muchos ni siquiera soñaron tener- se dieron cita en una jornada de sol y nubes, de chorreo de espectadores y chaparrones intermitentes, de expectación y fotos a los héroes capaces de montar en engendros rodantes, espectaculares hasta en su forma de sonar.

Desde antes de las nueve de la mañana los espectadores comenzaron a poblar las gradas más cercanas a la recta de meta del trazado jerezano. El paddock presentaba un aspecto muy similar al que se puede ver en las horas previas de una carrera, con los trailers de las escuderías resplandeciendo y los motor home dispuestos en perfecto estado de revista.

Mientras, en la sala de prensa, Raúl Zarzuela se afanaba para que los compañeros de los medios tuvieran todas las facilidades para realizar su trabajo, a la vez que confirmaba que la sesión de ayer había despertado una gran expectación y que la solicitud de acreditaciones había superado con creces el medio centenar.

La salida de un madrugador Alonso a pista fue celebrada con vítores por los aficionados presentes, que disfrutaron muchísimo con el nuevo R29.

En la azotea del edificio del centro de prensa, unos seguidores españoles desplegaron una enorme pancarta en la que podía leerse: "Alonso esto está ganado".

En el pit-lane Massa tuvo un par de incidentes con su Ferrari, que se caló dos veces dentro de su garaje justo cuando iba a salir a pista para dar una de sus tandas cortas.

El padre del bicampeón mundial español también se dejó ver junto a su agente, Luis García Abad. De hecho, incluso montaron en un vehículo para situarse más cerca de la pista y ver más de cerca los entrenamientos.

Conforme avanzó la tarde, aumentó la afluencia de público. Algunos aficionados lograron su objetivo y tras esperar junto al motor home de Renault vieron de cerca a su ídolo y hasta pudieron fotografiarse con él. Para los que no lo consiguieron, hoy tendrán una nueva oportunidad. No la desaprovechen.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios