Helen Lindes: "Siempre he sido muy insegura de mi físico"

  • Cinco años ha pasado recorriendo el mundo después de que, tras ganar la edición de Miss España del año 2000, decidiera dar un salto internacional en su carrera como modelo. Helen Lindes vuelve a nuestro país ilusionada y con intención de quedarse.

Aunque no hayamos sabido de ella durante un lustro, no ha parado de trabajar en los centros neurálgicos más importantes del sector de la moda. Con la experiencia atesorada de su paso por Londres, París o Nueva York, Helen Lindes ha regresado a escenarios como el de la Pasarela de la Moda de Castilla y León que ayer se inauguró con la expectación entre el público de volver a reencontrarse con la hermosura de quien ha sido considerada como una de las misses más perfectas de nuestra historia.

–¿Por qué decidió marcharse de su tierra? ¿España se le quedaba pequeña?

–Bueno, aquí podía comenzar de nuevo cuando quisiera pero, la oportunidad de salir, no siempre se presenta. De todos modos, siempre tuve claro que sería algo transitorio.

–¿Qué ha aprendido durante esta etapa? ¿Para qué le ha servido este periplo?

–Muchas cosas. A salir adelante sola, convivir junto a otras personas, conocer más culturas y, cómo no, también ha sido interesante para acceder a diferentes idiomas. Hablo inglés, francés, italiano y un poco de griego.

–Lo que pasa es que la ‘raintree’ no debe ser fácil puesto que, después de cinco años, habrá encontrado numerosos cambios… ¿no?

–Sí, claro. Hay bastantes diferencias. Cibeles, por ejemplo, ha evolucionado mucho. Poco a poco iré reincorporándome al mercado y me gustaría hacer algo en televisión aunque, por el momento, me he matriculado en publicidad y estoy dando clases. Para finales de curso sí quisiera complementarlo con algo de interpretación.

–La belleza, en su caso, ¿es un medio para lograr metas? ¿Un regalo de la naturaleza?

–(Risas) La verdad es que, a pesar de ser modelo, siempre he sido muy insegura de mi físico y de mi persona. Suena a contradicción pero es así. Necesitas algo más allá de lo exterior y por eso he decidido emprender unos estudios.

–¡No parece la misma chica a la que sorprendió el escándalo, justo antes de presentarse a lo de Miss, de aquel desnudo suyo en ‘Interviú’!

–Yo no autoricé ni era consciente de aquel reportaje. Eran imágenes que formaban parte de un catálogo de lencería femenina, como he hecho otros muchos, y el fotógrafo se las vendió a esa revista y se embolsó 15 o 20 millones de pesetas a mi costa. Nunca he posado ni posaré para una publicación erótica.

-Con experiencias así va periéndose la inocencia...

-¡Imagínate! Tenía 17 años y, cuando gané el concurso, 18. Era una niña en todos los sentidos. Pero me vino bien. Te das cuenta de dónde te mueves y te vuelves más precavida.

- Y, visto lo visto, ¿cuál es la Helen Lindes que nos ofrece ahora?

- Una más madura y mucho más mujer (risas). Una persona muy contenta con la profesión que le ha tocado desempeñar.

- Por cierto, ¿se ha concienciado a que empiecen a preguntarle por el estado de su corazón?

- (Sonríe) Sólo puedo decirte que estoy bien en todos los sentidos...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios