Atentado fallido en trenes alemanes en 2006 se dirigía inicialmente contra estadio

  • El libanés acusado de intentar explosionar maletas-bomba en trenes de cercanías alemanes tenía en un principio previsto atentar contra un estadio durante el Mundial de Fútbol 2006

El libanés acusado de intentar explosionar maletas-bomba en trenes de cercanías alemanes tenía en un principio previsto atentar contra un estadio durante el Mundial de Fútbol 2006, aseguró hoy un policía durante el juicio contra uno de los presuntos terroristas en Düsseldorf.

Según el agente de la Oficina Federal de Investigación Criminal (BKA), el acusado y su cómplice condenado en Líbano desistieron de este plan debido a los fuertes de dispositivos de seguridad desplegados durante el mundial.

El agente, citado como testigo en el juicio contra Youssef El Haj Dib, uno de los dos presuntos autores del atentado fallido contra dos trenes de cercanías, basó sus informaciones en declaraciones del segundo implicado, Jihad Hamad, durante el juicio que se siguió contra el por este caso en Líbano, donde había sido detenido.

Mientras que el juicio contra El Haj Dib todavía durará previsiblemente hasta mediados del presente año, su cómplice fue condenado en el Líbano a doce años de cárcel, tras una amplia confesión.

Las dos maletas-bomba, que contenían bombonas de gas, no explosionaron, según la fiscalía, por fallos de fabricación.

La defensa, en cambio, sostiene que los autores nunca pretendieron hacerlas explotar sino que su intención era atemorizar a la población.

La fiscalía considera que el atentado fallido tuvo una motivación integrista y que fue una reacción a las controvertidas caricaturas de Mahoma aparecidas en un medio danés y reproducidas en varios periódicos alemanes.

Los hechos se produjeron el 31 de julio de 2006 en la estación de Colonia cuando el acusado, según la fiscalía, colocó un maletín con una bomba en el tren de cercanías que se dirigía a Coblenza, mientras su cómplice puso una segunda bomba en otro tren con destino a Dortmund.

Según insistió hoy el citado agente policial, en el proceso al que fue sometido en el Líbano, Hamad admitió que su intención y la de El Haj Dib era producir el mayor número de muertos posible en Alemania, que había osado ofender a Mahoma con la publicación de las caricaturas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios