Ban se plantea no asistir a los Juegos de Pekín por "problemas de agenda"

  • La ONU, que no ha explicado cuál es el compromiso que impediría a su secretario general acudir a China, precisa que la decisión definitiva se dará a conocer "más adelante".

Comentarios 1

El secretario general de la ONU "tal vez no pueda asistir debido a problemas de agenda", dijo la portavoz de la organización, Marie Okabe, que señaló que la decisión final se dará a conocer más adelante.

La portavoz insistió en que ya "hace meses" que Ban informó al Gobierno de China de que "existía la posibilidad de no poder asistir a la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos".

Okabe declinó comentar si detrás de esa decisión podría haber razones políticas vinculadas a las recientes protestas en varios países del mundo por la situación de los derechos humanos en China y de la región de Tibet. "No es una decisión reciente", insistió la portavoz, que no especificó qué compromisos tiene Ban en esa fecha para no asistir a la ceremonia olímpica.

"Los planes de viaje del secretario general, según las reglas de Naciones Unidas, no se dan a conocer públicamente hasta una semana o diez días antes" de iniciarse, agregó.

La portavoz precisó que Ban, que fue ministro de Exteriores de Corea del Sur antes de asumir su cargo en la ONU el primero de enero de 2007, "tiene planes para visitar China en algún momento".

De confirmarse, la ausencia de Ban en esa importante cita deportiva internacional se uniría a la de otros mandatarios internacionales como el primer ministro británico, Gordon Brown, y la canciller alemana, Angela Merkel, que ya han anunciado que no acudirán a la ceremonia.

En el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, que tiene su sede en Ginebra, un grupo de relatores instaron hoy al Gobierno chino a ejercer la contención y ser transparente respecto a las informaciones de detenciones masivas en Tíbet y en las regiones colindantes.

Por su parte, Ban manifestó el pasado 17 de marzo su preocupación por la violencia que sacudió en esas fechas al Tíbet y lamentó la pérdida de vidas humanas que siguió a la respuesta policial a las protestas en contra de la autoridad china sobre el territorio.

La ONU ha seguido con cautela la delicada situación en Tíbet, pues el Gobierno chino insiste en que es un asunto completamente interno en el que las organizaciones internacionales no tienen porqué inmiscuirse.

Las protestas que se han producido en los últimos días al paso de la antorcha olímpica por Europa y EEUU han aumentado la presión sobre la comunidad internacional para que se pronuncie sobre la situación de los derechos humanos en China.

En Bruselas, el Parlamento Europeo (PE) aprobó una resolución que pide a los líderes de la UE que se planteen un boicoteo conjunto de la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Pekín, si las autoridades chinas no dan muestras de dialogar para solucionar el conflicto del Tíbet.

Al mismo tiempo, el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Jacques Rogge, dijo en Pekín que ha pedido a China que cumpla su "compromiso moral" con los derechos humanos, en relación con la represión que ha ejercido contra las revueltas en el Tíbet.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios