Bush presenta un presupuesto récord para 2009 centrado en la defensa

  • El proyecto para el próximo año fiscal supera por primera vez los tres billones de dólares

El presidente George Bush presentó ayer una propuesta presupuestaria para el próximo año fiscal que prima la defensa a costa del resto de programas federales y prevé que el déficit fiscal vuelva al territorio récord.

Bush pasó el cuchillo por casi toda la burocracia federal no vinculada a la defensa, pidió al Congreso eliminar o reducir drásticamente más de 150 programas y disminuir la financiación en términos reales -descontada la inflación- o incluso nominales de proyectos educativos, de salud, medio ambiente y energía.

Eso no impedirá que el déficit público dé un salto desde los 162.000 millones de dólares registrados el año pasado hasta los 410.000 millones en 2008 (2,9 por ciento del Producto Interno Bruto, PIB) y los 407.000 millones en 2009 (2,7 por ciento del PIB).

Esas cifras rondan el récord de 413.000 millones de dólares alcanzado en 2004 y provocaron las críticas demócratas, de los que depende la aprobación del Presupuesto.

"La política fiscal del presidente Bush es la peor en la historia de nuestra nación, ha transformado superávit récord en déficit récord y este Presupuesto sigue en la misma línea", se quejó Harry Reid, líder demócrata en el Senado.

La Casa Blanca achaca el empeoramiento de las cuentas a la desaceleración de la economía y un plan de rebajas tributarias para este año por valor de unos 145.000 millones de dólares que pretende evitar que el país caiga en recesión.

Pese a los grandes números rojos, Bush mantuvo en su Presupuesto la previsión de que el Congreso hará permanentes las bajadas de impuestos temporales aprobadas en su primer mandato, que vencen en 2010.

Con unas cosas y otras, a Bush le salió una propuesta de 3,1 billones de dólares para el ejercicio fiscal que comenzará el 1 de octubre, frente a los 2,9 billones del año anterior.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios