Bush reitera que la retirada de tropas de Iraq ýmarcha según lo previstoý

  • El presidente afirma en una base de Kuwait que las recomendaciones para el repliegue dependerán de las condiciones sobre el terreno · Insta a Irán a detener su apoyo a las milicias chiíes en suelo iraquí

El presidente de EEUU, George W. Bush, dijo ayer que la salida de tropas de Iraq marcha según lo previsto por la disminución de la violencia, mientras que el jefe de las fuerzas norteamericanas en territorio iraquí, el general David Petraeus, no descartó recomendar nuevas reducciones de efectivos.

Durante una visita a la base estadounidense de Arifjan, en el emirato de Kuwait, centro logístico del Ejército de EEUU para sus operaciones en Iraq y Afganistán, Bush también demandó a Irán que detenga su apoyo a las milicias chiíes en Iraq y a Siria que haga más por impedir el paso de “terroristas” por su territorio.

Tras un encuentro con Petraeus y el embajador de EEUU en Bagdad, Ryan Crocker, Bush dijo que la recomendación del general sobre el número de fuerzas norteamericanas que quiere mantener en Iraq dependerá únicamente de las condiciones sobre el terreno. “Si él no quisiera continuar con la reducción (de tropas), a mí me parecería bien, siempre que tengamos éxito”, subrayó.

Petraeus, por su parte, señaló que “ciertamente existe la posibilidad” de que proponga una reducción más significativa de las tropas, pero dijo que aún no ha tomado una decisión. El general deberá informar al Congreso de EEUU en marzo sobre sus planes.

El presidente indicó que la retirada de los soldados “marcha según lo previsto”, en una declaración pronunciada desde el Centro de Mando de la base de Arifjan, una sala en forma de anfiteatro con tres pantallas gigantes con los mapas del Cuerno de África, Iraq y Afganistán. En septiembre, Bush anunció que retiraría 30.000 soldados hasta julio, lo que dejará 130.000 efectivos en Iraq, la misma cifra que hace un año.

Los demócratas demandan una salida más rápida de las fuerzas y el tema ocupa un lugar destacado en la campaña electoral. También era de especial interés para los 3.000 soldados que acudieron a escucharlo en la base de Arifjan, a 200 kilómetros de la frontera iraquí. Bush les habló sólo siete minutos, pese a que llevaban horas esperándole provistos de guantes y bufandas para abrigarse en una mañana inusualmente fría en el desierto.

El presidente repitió el mensaje de que EEUU está volcado en una lucha contra el mal: “Nos enfrentamos a asesinos sanguinarios que matan a los inocentes para alcanzar una visión de futuro basada en el odio”.

Sin embargo, los soldados se mostraron menos entusiastas con Bush que con las legendarias canciones del grupo Queen que les pusieron en los altavoces antes de su llegada. “Hubiera querido oír más detalles sobre sus planes para las operaciones en Iraq”, dijo un militar que pidió el anonimato.

“Queda trabajo por hacer, pero el nivel de violencia en Iraq se ha reducido de manera significativa. La esperanza regresa a Bagdad, la esperanza vuelve a las ciudades y pueblos de todo Iraq”, dijo Bush ante los periodistas que lo acompañan en su gira por Oriente Próximo y a quienes habló más tiempo que a los soldados. “Se ha descubierto el papel de Irán en el fomento de la violencia” en Iraq, dijo Bush, quien manifestó que “tenemos a agentes iraníes detenidos y recogemos información sobre cómo Teherán ha apoyado a grupos extremistas con entrenamiento y ayuda de efecto letal”.

Petraeus dijo que en los últimos días se “han doblado o triplicado” los ataques contra las tropas norteamericanas con minas sofisticadas conocidas como “proyectiles con formación explosiva” (EFP) y que EEUU cree que entran en territorio iraquí desde Irán. Al mismo tiempo, reconoció que han disminuido los ataques con armas de gran calibre, también de origen iraní, y la suma de ambos datos, reconoció, “son señales contradictorias”.

Más cooperación ha proporcionado Siria, dado que, según Petraeus, ha bajado a la mitad el número de personas que entra por sus fronteras a Iraq para luchar contra las tropas estadounidenses.

Aún así, Bush manifestó que “Siria tiene que reducir aún más el flujo de terroristas por su territorio, especialmente suicidas”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios