China critica la distinción honorífica al Dalai Lama en París

  • Pekín asegura que el homenaje al líder espiritual "socava las relaciones franco-chinas"

El Consistorio de París nombró ayer al Dalai Lama, líder espiritual del Tíbet, "ciudadano de honor" de la capital francesa, a petición de su alcalde, el socialista Bertrand Delanoe.

El Ayuntamiento también declaró "ciudadano de honor" al disidente chino Hu Jia, en este caso a propuesta del grupo municipal de Los Verdes.

La decisión se produce justo cuando el presidente francés, Nicolas Sarkozy, trata de calmar la situación con China, donde se han multiplicado las manifestaciones anti francesas a causa de la actitud gala en el asunto del Tíbet y el accidentado paso de la antorcha olímpica por París.

Con este tributo a un "hombre de diálogo y de paz", "ayudamos a todos los que de buen fe tratan de influir positivamente el curso de las cosas", explicó el alcalde de París, quien próximamente se reunirá con el embajador de China en Francia para "dialogar".

Antes de la votación en el consistorio parisino, Delanoe recalcó ante la prensa que el Dalai Lama, Premio Nobel de la Paz 1989, "recusa el boicot de los Juegos Olímpicos de Pekín, preconiza la no violencia y tratar de arreglar las cosas". "Ayudar al diálogo es uno de los deberes, modesto pero resuelto", de la Alcaldía de París, argumentó el primer edil.

Por su parte, el Gobierno chino consideró el nombramiento del Dalai Lama como una "provocación" y criticó con dureza su encuentro con la enviada estadounidense para el Tíbet, Paula Dobriansky, según declaraciones de la portavoz del Ministerio de Exteriores, Jiang Yu, ayer en Pekín.

El nombramiento del líder espiritual tibetano y su encuentro con Dobriansky suponen una "gran injerencia en asuntos internos", dijo Jiang.

La reunión el lunes en la Universidad de Michigan en Ann Arbor, fue "equivocada e irresponsable" y "socava las relaciones bilaterales franco-chinas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios