Crece la presión para que Mugabe abandone el poder en Zimbabue

  • Fuentes diplomáticas aseguran que el presidente zimbabuense dejará la Presidencia aunque la oposición no confirma que exista un acuerdo de dimisión

El presidente zimbabuense, Robert Mugabe, que gobierna con mano de hierro desde 1980, está dispuesto a abandonar su cargo, indicaron ayer diversas fuentes oficiales, tras días de tenso suspense por unas elecciones cuyo triunfo reivindica la oposición.

Mugabe está dispuesto a dimitir pero antes tiene que llegar a un acuerdo con el jefe del Estado Mayor, Constantine Chiwenga, explicó un alto responsable del partido en el poder, Zanu-PF. "Está dispuesto a dimitir porque no quiere sufrir la humillación de la derrota", aseguró dicha fuente del partido Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico, bajo anonimato.

"Todo indica que Mugabe dejará el poder sin violencia", indicó por otra parte una fuente diplomática. El hecho histórico de que Mugabe estaría dispuesto a ceder el poder al líder opositor, Morgan Tsvangirai, fue confirmado ayer por varias fuentes diplomáticas consultadas.

Según el responsable del Zanu-PF, Tsvangirai obtuvo el 48% de los sufragios. Eso significa que no cuenta con la mayoría absoluta, y que por ello es necesaria una segunda vuelta, algo que Mugabe no está dispuesto a sufrir.

La impaciencia creció ayer en ese empobrecido país del sur de África, ante la lenta divulgación de resultados de las elecciones del sábado, mientras la Unión Europea (UE), Estados Unidos y la ONU aumentaban su presión. El ministro esloveno de Relaciones Exteriores, Dimitri Rupel, cuyo país preside este semestre la UE, aseguró ayer que Mugabe "ve perdidas las elecciones". "Espero que se vaya y la mayor parte de los europeos piensan lo mismo. Lo contrario sería un golpe de Estado", añadió.

Estados Unidos exigió al Gobierno de Zimbabue que difunda rápidamente el resultado electoral y que respete la voluntad del pueblo.

"Las demoras en el recuento y las demoras en la difusión de los resultados son inquietantes, teniendo en cuenta todos los problemas que advertimos antes de las elecciones", dijo el portavoz adjunto del departamento de Estado, Tom Casey.

Desde Nueva York, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió "la mayor transparencia" en el recuento de votos en Zimbabue, indicó su oficina de prensa.

La Comisión Electoral de Zimbabue llamó al país a "tener paciencia" y afirmó que efectuará una "verificación meticulosa" de los resultados de las provincias.

Según los datos ofrecidos hasta ahora por este organismo, la oposición a Mugabe lleva una ligera ventaja en cantidad de escaños parlamentarios.

El opositor Movimiento para el Cambio Democrático (MDC) ya se aseguró 67 escaños -de los 210 del Parlamento- frente a 64 del Zanu-PF, indicó la Comisión Electoral. Sin embargo, cinco de los escaños atribuidos al MCD han pasado a una facción disidente.

Las fuerzas de seguridad estaban ayer en alerta máxima, particularmente en Harare, aunque la calma reinaba en la capital.

Tsvangirai no volvió a mostrarse en público desde el sábado, cuando acusó a las autoridades de buscar retardar el escrutinio para amañar los resultados.

Una salida para el presidente sería el exilio, aunque lo descartó en agosto pasado al afirmar: "Nací aquí, crecí aquí y seré enterrado aquí".

El líder opositor por su parte, no confirmó ayer que haya un acuerdo para que el presidente Robert Mugabe abandone el poder de Zimbabue que acapara desde su independencia de los británicos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios