Dimite el primer ministro palestino para que Al Fatah y Hamas se reconcilien

  • Un informe de la Unión Europea denuncia que Israel está acelerando las "anexiones ilegales" en Jerusalén Este

El primer ministro palestino, Salam Fayad, presentó ayer su dimisión para allanar el terreno hacia la creación de un Gobierno de unidad nacional entre Hamas y Al Fatah, informaron fuentes próximas al Gobierno de Ramala.

La carta de renuncia, que fue entregada al presidente Mahmud Abás, "entrará en efecto inmediatamente después de la formación del Gobierno nacional de consenso y, en cualquier caso, no más tarde del final de este mes", indicó la oficina de Fayad en un comunicado.

"Este paso va dirigido a apoyar los esfuerzos de formación de un Gobierno de consenso nacional (...) que restaure la unidad en la patria" , agrega la misiva.

La prioridad de Fayad es "agilizar" la creación de un Ejecutivo que reconcilie a Al Fatah y Hamas, las dos principales facciones palestinas, particularmente enfrentadas desde la toma de Gaza por los islamistas en junio de 2007.

Este Ejecutivo debería servir de forma transitoria hasta que se celebren elecciones presidenciales y legislativas simultáneas antes de enero de 2010, precisa.

Fuentes de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) afirmaron que el todavía primer ministro busca así "poner presión a las diferentes facciones palestinas" para que alcancen un acuerdo y a la comunidad internacional para que incremente su apoyo político y económico, dado el pasado de incumplimiento de compromisos de ayuda.

Respetado economista, Fayad fue designado primer ministro por Abás en junio de 2007, tras disolver el breve Gobierno de unidad nacional con motivo de la expulsión de Gaza de sus fuerzas de seguridad leales por los hombres de Hamas.

Por otra parte, un informe interno elaborado por diplomáticos europeos denuncia que Israel está acelerando la "anexión ilegal" de partes de Jerusalén Este en el último año a través de medidas administrativas y policiales que discriminan a los palestinos.

El informe, fechado el 15 de diciembre de 2008, fue obtenido por la agencia Reuters precisamente cuando crece la polémica sobre el plan de Israel para demoler decenas de casas de palestinos en Jerusalén Este, territorio ocupado por el Ejército israelí desde 1967.

Según el texto, de veinte páginas, las solicitudes de compra de judíos por inmuebles en Jerusalén Este se han incrementado en un 40% en 2008 con respecto al año 2007, mientras que las autoridades israelíes han impuesto "serias restricciones" a los permisos de construcción para los palestinos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios