El Gobierno del Chad impone el toque de queda en la capital y en otras regiones del país

  • El presidente dice que controla Yamena mientras los rebeldes continúan en las cercanías

El Gobierno del Chad impuso ayer un toque de queda desde el anochecer hasta el amanecer en Yamena y otras seis regiones del este y sur del país a fin de restaurar la seguridad tras los ataques rebeldes del pasado fin de semana.

"El toque de queda entra en vigor de inmediato y se extenderá entre las 18.30 y 06.30 (hora local) a fin de restaurar la calma en el país", dijo el primer Ministro chadiano, Nouradine Delwa Kassire Koumakoye.

El funcionario afirmó que el Gobierno mantiene el control de todo el territorio y reiteró las denuncias contra Sudán, al que acusa de respaldar a los insurgentes del Comando Militar Unificado (CMA), que entraron en Yamena el pasado sábado y combatieron durante 48 horas con las tropas gubernamentales.

Aunque el Gobierno asegura que tiene bajo control la situación "no sólo en la capital, sino en todo el país", tal como afirmó ayer el presidente chadiano, Idriss Deby, en su primera aparición en público desde que el CMA atacó Yamena, los rebeldes continúan en las cercanías de la ciudad.

El portavoz del CMU, Abderamane Koulamallah, aseguraba lo contrario: "Ninguna fuerza gubernamental nos persigue y seguimos ocupando las mismas posiciones", a menos de 50 kilómetros al este de Yamena, y tildó de "fanfarronerías" las declaraciones de Deby acerca de una huida rebelde a Sudán.

Koulamallah indicó que el CMU recibió unos 1.500 efectivos que esperaba como refuerzos y aseguró que las afirmaciones de Deby son "mentiras", que el Gobierno no tiene ninguna fuerza en el área, la cual, aseveró, "está totalmente bajo nuestro control" .

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios