El Gobierno de Timor Oriental decreta el estado de excepción

  • La medida se ha tomado tras el intento de asesinato del presidente y el primer ministro por parte de un comandante renegado

El Gobierno de Timor Oriental declaró el lunes el estado de excepción durante 48 horas en el país, después de que un comandante renegado intentase asesinar al presidente, José Ramos Horta, y al primer ministro, Xanana Gusmao.

El jefe de Estado en funciones y vicepresidente del Parlamento, Vicente Guterres, aprobó la medida, que contempla el toque de queda a partir de las 20.00 hora local (11.00 GMT).

El estado de excepción se adopta tras la recomendación del Consejo de Estado, un órgano asesor formado por el jefes del Estado, el de Gobierno y otros once miembros.

Antes de decretarse la medida, Gusmao había asegurado que la joven nación, que alcanzó su independencia en 2002, se encontraba bajo control.

"El Estado ha sido atacado. Considero este incidente un intento golpista contra el Estado por parte de (el renegado Alfredo) Reinado y ha fallado. El intento de asesinar el lunes al primer ministro y al presidente ha fallado, y sólo el presidente resultó herido", añadió Gusmao.

Ramos Horta, de 58 años, recibió dos tiros, uno en el estómago y otro en un brazo, mientras hacía ejercicio físico junto a su casa en Dili.

El propio Reinado encabezó el ataque contra el mandatario y que le costaría la vida, además de a uno de sus hombres y a un guardia de seguridad.

El atentado contra Gusmao no causó víctimas y consistió en un ráfaga de disparos contra el vehículo en el que el primer ministro se trasladaba a su oficina en Dili.

La Policía de la ONU (UNPol) en Timor Oriental se encuentra en alerta máxima y coordina con la Fuerza Internacional de Seguridad, contingente formado por Australia, Malasia, Nueva Zelanda y Portugal, y con las autoridades timorenses la búsqueda y captura de los agresores y el control de la seguridad.

Mientras, Ramos Horta fue operado de urgencia en Dili y después trasladado al Hospital Real de Darwin, en el norte de Australia, a donde llegó en estado crítico y sedado.

"Yo confío en que tendrá una recuperación completa", señaló el director general del Hospital Real de Darwin, el doctor Len Notaras, después de que el mandatario ingresara en el centro en estado crítico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios